Isabel Junco es pediatra y trabaja en el Ayuntamiento de Madrid desde el año 1985, siempre en áreas relacionadas con la salud. Desarrolló su trabajo en el área de Prevención y Promoción de la Salud hasta el año 2013,  primero en uno de los centros municipales y luego como responsable de programas relacionados con la población infantil. Desde 2013 es la jefa de la Unidad Técnica de Evaluación del Departamento de Evaluación y Calidad de Madrid Salud.

Isabel, ¿es la obesidad un problema en la infancia?

Sí, por supuesto, y hoy en día podríamos hablar de epidemia, y un grave problema de salud pública. Pero no nos tiene que preocupar únicamente la obesidad, también nos tenemos que preocupar, y mucho, del sobrepeso, que es la antesala a la obesidad.

¿Por qué se produce el  sobrepeso y la obesidad ya en la infancia?

Desde luego las causas son debidas a múltiples factores: genética, cultura, educación, etc. Pero básicamente es por algo muy sencillo, porque hay un desequilibrio entre lo que se ingiere y lo que se gasta, es decir se come de forma inadecuada y no gastamos lo que comemos.

Nuestro cuerpo no necesita cualquier alimento, precisa una serie de elementos/nutrientes concretos en unas cantidades determinadas para funcionar correctamente, si lo que recibe mediante la alimentación no se ajusta a eso, viene el desequilibrio. Comer de forma inadecuada significa tanto comer grandes cantidades de comida, como comer alimentos no saludables (grasas saturadas, bebidas azucaradas, exceso de proteínas, etc.), o no hacer una frecuencia de comidas apropiada. En resumen, no tener una dieta equilibrada.  De todas formas, no todo lo tenemos que achacar a la comida, sino a los estilos de vida de las niñas y los niños y también del entorno familiar, claro, que a veces no son los adecuados.

Como por ejemplo …

Pues mira, por un lado en la infancia todos sabemos que cada vez el ocio es más sedentario. Las consolas, móviles, ordenadores, ver la televisión… son hábitos que implican 0 ejercicio físico. No es como antes, que yo creo que muchas personas recordamos lo de coger la merienda y bajarnos a la calle a jugar, a correr. Además ahora, con el ritmo de vida que tienen en general las familias, disponen de poco tiempo, llevamos a las niñas y niños al cole en coche y los dejamos en la puerta, y al recogerlos igual. Y no hay tiempo apenas para practicar una actividad física en familia. Todo este sedentarismo influye lógicamente de manera negativa en los más pequeños.

Además, la alimentación nos proporciona la energía que necesitamos para desarrollar nuestra actividad diaria, esta energía puede ser inadecuada, por no comer los alimentos adecuados, pero además si no gastamos la energía que consumimos, tendremos igualmente exceso de peso. En España como en los otros países mediterráneos hemos ido abandonando la “dieta mediterránea”, dieta con los alimentos que nos proporcionan una alimentación equilibrada, y nos hemos ido a alimentos inadecuados en cantidad y calidad.

¿Qué consecuencias puede tener este exceso de peso, a corto y largo plazo?

En la infancia el exceso de peso, a corto plazo,  puede ocasionar alteraciones físicas como colesterol alto, problemas ortopédicos, traumatológicos, de corazón. Pero también son muy importantes los problemas psicológicos, los niños y niñas con exceso de peso suelen ser objeto de burla por su iguales, suelen ser rechazados en las actividades deportivas o sociales lo que genera un círculo vicioso ya que ese niño o niña se aísla del medio social, haciéndose una persona más sedentaria y empeorando su situación de peso.  Y ya más a largo plazo, los estudios nos indican que en la vida adulta estos niños y niñas podrían presentar, si no se actúa frente esta epidemia, muchas alteraciones de la salud: diabetes, problemas de corazón, de circulación, cáncer, etc; por lo que es  prioritario en salud pública tomar medidas para controlar esta epidemia.

La dieta mediterránea, una de las más saludables, es ideal para niñas y niños

Entonces ¿no se puede prevenir?

Rotundamente sí. Hay que conocer las causas e incidir en ellas. Hoy día ya se sabe que si se realiza una alimentación correcta en el embarazo y se proporciona lactancia materna a los niños y niñas los primeros meses de vida previene el sobrepeso y la obesidad, es decir se consigue un estilo de vida saludable en esos momentos de la vida.

Además, como ya he comentado uno de los factores más importantes es el estilo de vida poco saludable, y es importante empezar en la familia, porque de padres a hijos se transmiten costumbres y hábitos, buenos y malos. O por ejemplo la escuela también influye. Por eso es importante trabajar en todos los ámbitos que pueden favorecer la adquisición de unos estilos de vida saludables en la infancia.

Y desde Madrid Salud ¿tenéis algunos programas precisamente para este aprendizaje de padres, o para la sensibilización en los centros educativos?

Por supuesto. La formación y la información a las madres y los padres, al personal de los centros educativos y a los niños y niñas, sobre lo que es adecuado para tener una alimentación y unos estilos de vida saludables, es una tarea prioritaria para las instituciones públicas. Además estas tienen que contribuir, mediante la coordinación, a lograr esos estilos de vida saludables mediante leyes que garanticen el acceso a un ocio saludable, a alimentos a sanos, etc. En la presentación del "Estudio de la situación nutricional de la población infantil" realizado por Madrid SaludEn la presentación del “Estudio de la situación nutricional de la población infantil” realizado por Madrid Salud

Desde Madrid Salud, como organismo que trabaja la Prevención y la Promoción de la Salud y la Salud Pública, entre otras competencias, se llevan a cabo programas específicos. Tenemos por ejemplo el programa ALAS, “Alimentación, actividad física y salud” que trata de facilitar la realización de ejercicio físico de forma regular y promover una alimentación sana y que cuenta con una estrategia específica para la población que tiene mayor riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares. También se ofertan talleres como el de hábitos saludables y desayunos sanos o grupos para la realización de paseos personalizados o la participación, en algunos centros, de los huertos saludables.

Además se participa en “Madrid un libro abierto” con una actividad “Alimentos sanos todos somos importantes”, dirigida a escolares, y realizada en los mercados municipales, con el objetivo de explicar la importancia de garantizar la seguridad de los alimentos a lo largo de la cadena alimentaria. También en la web existe un interactivo ¿Te nutres correctamente?, que mediante un juego los niños y niñas pueden valorar alimentación.

Así que ya saben: comer los alimentos adecuados, en la cantidad recomendada para cada edad, y cambiar ciertos hábitos, como menos sedentarismo y más ejercicio físico. Pequeños grandes consejos para que las niñas y niños de hoy sean personas adultas sin sobrepeso ni obesidad.

Todos los programas en Madrid Salud