Depilación laser

En España no existe una regulación específica a nivel nacional. En cuanto a las comunidades autónomas, hay iniciativas que establecen que los tratamientos de fotodepilación con láser de clase III B, IV e IPL deben ser realizados por profesionales sanitarios que hayan recibido un nivel de formación adecuado y siempre bajo la supervisión de un licenciado en medicina. Para ampliar la información sobre esta actividad:

  1. ¿Qué se entiende por depilación láser?
  2. ¿Qué es un láser? Tipos de láser. Riesgos. Requisitos de seguridad.
  3. ¿Qué es la luz pulsada intensa? (IPL)
  4. ¿Cuál es el mejor tratamiento de depilación? Efectividad.
  5. Contraindicaciones y riesgos de la depilación láser.
  6. Protocolo de actuación.
  7. Controles y protección.
  8. Legislación y recomendaciones.
  9. Para un tratamiento seguro y eficaz….

1. ¿Qué se entiende por depilación láser?

Es la eliminación del vello por medio de energía lumínica. Todos los equipos láser actúan emitiendo una luz que debe ser absorbida por los cromóforos del pelo que es la melanina para que las células responsables de la generación del tallo piloso se calienten y se destruyan por desnaturalización proteica de carácter térmico.
El láser actúa de la siguiente forma: cuando el haz de luz, con una determinada longitud de onda e intensidad, interacciona con el vello, la energía lumínica aplicada es absorbida por la melanina del cabello transformándose en calor. Esto es lo que se conoce como fototermolisis selectiva, produciéndose la destrucción del bulbo piloso sin afectar a los tejidos adyacentes. Como el láser sólo actúa sobre las zonas con melanina no es eficaz para el vello blanco o muy claro.
Para manejar los distintos equipos se necesita conocer las características del pelo (calibre o grosor y la cantidad de pigmento) y las características de la piel: (fototipo y grosor de la dermis).
Los equipos adecuados para depilación son los que poseen una longitud de onda entre 700 y 1400nm. Actualmente, existen varios sistemas de láser y fuentes de luz pulsada intensa que emiten energía cuya longitud de onda está comprendida en el rango definido como “ventana óptica de fotodepilación” (600-1200 nm) y una duración de pulso adecuada que garantiza la absorción lumínica selectiva por parte de la unidad folicular.
La utilización de sistemas de enfriamiento como son el hielo, gel criógeno, zafiro o metales limitan el daño térmico epidérmico causado por la absorción competitiva de la melanina epidérmica y permiten entregar densidades de energía más altas y eficaces.
Los sistemas actualmente disponibles en el mercado, homologados por las autoridades competentes en la materia (FDA en los Estados Unidos y comisiones del Ministerio de Sanidad/Salud en la comunidad Europea) son:

  • a) Sistemas de láser,
  • b) Fuentes de luz pulsada Intensa y
  • c) Sistemas mixtos: combinan la luz pulsada intensa y radiofrecuencia.

En fotodepilación médica se emplean los láser de las clases III B, IV y sistemas de luz pulsada intensa (IPL).

2. ¿Qué es un láser?

Se entiende por láser (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation) todo dispositivo susceptible de producir o amplificar la radiación electromagnética en el intervalo de la longitud de onda de la radiación óptica, principalmente mediante el proceso de emisión estimulada controlada
Un haz láser estará perfectamente definido si conocemos: la longitud de onda, la duración de la emisión, la potencia o la energía del haz, el diámetro del haz y la divergencia. En cambio, la capacidad de un láser para producir un riesgo vendrá determinada principalmente por los tres primeros factores. LONGITUD DE ONDA, DURACIÓN DE LA EMISIÓN Y POTENCIA.

¿Qué tipos de láser existen?
Existen numerosas clasificaciones de los láseres, pero la más adecuada desde el punto de vista médico es la que presentamos a continuación:
1- Según su potencia de salida:

  • Baja potencia: menores de 2 Mw.
  • Media potencia: entre 5 y 50 Mw. (láseres terapéuticos).
  • Alta potencia: mucho mayor de 1 W (láseres quirúrgicos).

Tipos de láser según el riesgo

La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 Seguridad de los productos láser define la exposición máxima permisible (EMP) como nivel de radiación de las personas sin sufrir efectos adversos; los niveles de (EMP) representan el nivel máximo al que es posible exponer los ojos o la piel sin sufrir los daños derivados de la exposición, ni inmediatamente, ni después de un periodo grande de tiempo.
A partir de los valores de (EMP) se establecen un conjunto de valores, llamados límites de emisión accesibles o LEA, definidos como nivel de emisión accesible máximo permitido dentro de una clase determinada. Con este criterio se agrupa a los distintos láseres en varias clases: clase 1, clase 1M, clase 2, clase 2M, clase 3R, clase 3B y clase 4. De esta forma se dispone de un sistema para identificar los potenciales riesgos asociados a cada clase de láser.
Clase 1. Productos láser que son seguros en todas las condiciones de utilización razonablemente previsibles, incluyendo el uso de instrumentos ópticos en visión directa.
Clase 1M. Láseres que emitiendo en el Intervalo de longitudes de onda (λ) entre 302,5 y 4000 nm son seguros en condiciones de utilización razonablemente previsibles, pero que pueden ser peligrosos si se emplean instrumentos ópticos para visión directa.
Clase 2. Láseres que emiten radiación visible en el intervalo de longitudes de onda comprendido entre 400 y 700 nm.
Clase 2M. Láseres que emiten radiación visible (400 y 700 nm). La protección Ocular se consigue normalmente por las respuestas de aversión, incluido el reflejo parpebral, pero la visión del haz puede ser peligrosa si se usan instrumentos ópticos.
Clase 3R. Láseres que emiten entre 302,5 y 106 nm, cuya visión directa del haz es potencialmente peligrosa.
Clase 3B. La potencia accesible del láser es peligrosa para la vista, frecuentemente también para la piel. Las instalaciones de laser de Clase 3B son peligrosas para la piel a través de la exposición a un rayo láser, cuando los valores máximos de exposición son sobrepasados.
Clase 4. La potencia de este láser es muy peligrosa para la vista y peligrosa para la piel. También las partículas difusas de rayos dispersas, pueden ser peligrosas. La potencia del láser puede producir riesgo de incendios o quemaduras. La potencia del láser de Clase 4 es tan intensa, que cualquier tipo de exposición de los ojos o de la piel acarreará perjuicios. Al utilizar instalaciones de laser de Clase 4 se debe comprobar siempre si existen medidas de seguridad contra incendios o explosiones.

Riesgos de los aparatos láser

Debidos a la radiación:

Son los factores de riesgos inherentes a la propia radiación electromagnética, llamados riesgos debidos a la radiación, como consecuencia de las radiaciones emitidas por la luz del láser, que como toda radiación electromagnética, es una forma de energía que se propaga en el espacio y que al incidir puede causar daños debidos a la alta direccionabilidad de los haces, así como a las altas potencias y energías asociadas.

  1. Penetración de la radiación óptica sobre la piel.
  2. Penetración de la radiación óptica sobre los ojos por reflexión y/o exposición directa.

No debidos a la radiación:

Los riesgos no radiativos son aquellos derivados de los diferentes elementos necesarios para el funcionamiento del láser o que aparecen durante su operación:

  • Eléctricos
  • Explosión o incendio
  • Mecánico
  • Químico
  • Proyección de partículas
  • Contaminación atmosférica

¿Qué requisitos mínimos de seguridad para la fabricación debe cumplir un aparato láser?

La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 con el título Seguridad de los productos láser, trata, en uno de sus objetivos, de establecer requisitos, tanto para el usuario como el fabricante, con objeto de: eliminar los riesgos en el origen y aplicar medidas de control sobre los riesgos que no puedan ser eliminados e informar al usuario de los riesgos residuales.
¿Cuál es el etiquetado láser?

Es IMPRESCINDIBLE conocer la clase de un aparato láser antes de comenzar a utilizarlo. Si no se conoce de manera fiable (a través del etiquetado, manual de instrucciones, etc), no conviene utilizarlo. La clase de un sistema láser debe figurar en:
Una etiqueta / señal, claramente visible y colocada en el mismo dispositivo, con las frases de advertencia para que el usuario conozca a que riesgo está expuesto.
El manual de instrucciones / operaciones del dispositivo láser.
También debería estar colocada señalización de peligros reglamentaria en el lugar de trabajo donde esté emplazado el sistema.

Pictograma de advertencia de radiaciones láser

Pictograma de advertencia de radiaciones láser

3. ¿Qué es la luz pulsada intensa? (IPL)

IPL: INTENSED PULSED LIGHT
La Luz Pulsada Intensa, también conocida como IPL o láser frío, es un dispositivo que mediante la emisión de ondas de luz a intervalos de tiempo determinados, tiene varias aplicaciones terapéuticas sobre la piel. Los tratamientos más frecuentemente son la fotodepilación definitiva y el rejuvenecimiento facial. Además la terapia con Luz Pulsada ha demostrado eficaces efectos en tratamientos vasculares y eliminación de tatuajes utilizando filtros específicos.
Los aparatos de Luz Pulsada Intensa (IPL) no son láseres, utilizan el mismo concepto de fototermolisis selectiva para obtener depilación. Las diferencias se basan principalmente en tres características: la luz es policromática, mixta (varios colores), es polidireccional (se desplaza en todas direcciones), y presenta mucha divergencia (no coherente). Es decir está compuesta de muchos tipos de fotones que viajan a múltiples longitudes de ondas.
Desde un punto de vista operativo, con un aparato de depilación láser se trabaja solamente en pieles tipo I (blancas) a tipo III (marrones claras), a diferencia del IPL que puede tratar hasta pieles tipo VI (oscuras).
El rango de longitudes de onda en las que sale la luz emitida corresponde a un fragmento del espectro electromagnético y la calidad de la luz que se deja salir por la pieza de mano es regulada mediante un filtro de corte que se sitúa a la salida de la luz. Así, el efecto terapéutico está condicionado por:

  • Longitud de onda: A mayor longitud de onda la emisión es más penetrante.
  • Fluencia: Ya que la penetración es mayor cuanta más cantidad de energía sea emitida por unidad de superficie.
  • Duración de pulso: A mayor duración de pulso, mayor aprovechamiento de energía en profundidad.

En depilación; el sistema de IPL envía pulsos de luz en la zona a depilar que penetra en la raíz del vello eliminando el folículo piloso. Además, la Luz Pulsada Intensa o IPL (Intense Pulsed Light) actúa estimulando células de la piel llamadas fibroblastos, produciendo la recuperación y regeneración de los tejidos mediante la estimulación de producción de colágeno y elastina. Por tanto se utiliza también para otros fines médicos como :acné, lesiones vasculares, rosácea, arañas vasculares o pequeñas venitas rojizas, etc.
Las sesiones con IPL de uso médico son sensiblemente más largas que con los demás láser porque este equipo es muy técnico y de difícil manejo, por lo que debería ser utilizado por personal sanitario experto. Una ventaja: su versatilidad, a base de filtros, que permite adaptar la luz al tipo de pelo y piel. Un inconveniente: es muy complejo de manejar por lo que debe utilizarlo un experto, de lo contrario sería escasa la eficacia del tratamiento y existen riesgos de quemadura.

4. ¿Cuál es el mejor tratamiento de depilación?
Cada aparato de depilación láser tiene sus aplicaciones y el paciente debe ser estudiado y valorado para que según su piel, su tipo de pelo y el área a depilar se elija el láser mas adecuado.

Láser de rubí: están indicados en fototipos claros (I a III) y pelo oscuro.
Láser de alejandrita: para fototipos más oscuros (hasta fototipo IV). Como sistema refrigerante se emplean gas, gel o aire frío. Es bastante rápido. Algunos sistemas requieren rasurado previo y otros no. Desventaja: no es el más adecuado para fototipos muy oscuros ni para depilación facial.
Láser de diodo: para fototipo V. Como sistema de refrigeración utiliza cristal de zafiro que esta en contacto con la piel. Necesita un rasurado previo por lo que no es el más empleado para tratamientos faciales.
Láser de neodimio-Yag: permite tratar todo tipo de piel pero su eficacia es menor.
Luz pulsada intensa (IPL): emiten luz con longitud de onda entre 600 y 1200 nm. Mediante filtros se selecciona el espectro mas adecuado según la piel y el pelo del paciente. Se utiliza en: Piel blanca y vello fino: filtros cortos. (590-600) o Piel morena y vello oscuro (645 a 755).
¿Cuál es la efectividad del tratamiento?
La efectividad del tratamiento depende en gran medida del color de la piel y del pelo, así como del grosor de éste, de la profundidad a la que se encuentre y de su etapa de desarrollo. Como regla general, es más eficaz en pacientes de piel clara y pelo oscuro y grueso.

5. ¿Qué contraindicaciones y riesgos pueden existir?

Contraindicaciones absolutas para la fotodepilación:

  • Piel recién bronceada.
  • Fotosensibilidad por enfermedad o fármacos.
  • Varices y problemas de coagulación de sangre.
  • Casos de fiebre o infección aguda.

Contraindicaciones relativas:

  • Riesgo de cicatrización queloidea.
  • Embarazo y lactancia.
  • Pieles muy pigmentadas y oscuras o negras.
  • Estados de inmunodepresión.
  • Diabetes no controlada.
  • Antecedentes de herpes.

Posibles efectos secundarios:

  • Eritema transitorio (enrojecimiento de la zona).
  • Edema perifolicular (inflamación).
  • Dolor durante el tratamiento.

Otros, aunque menos frecuentes son:
Foliculitis, hiperpigmentación, costras, púrpura, erosiones, cicatrices, fotofobia, aumento transitorio de la pilosidad, edema palpebral y si no se utiliza bien la máquina de láser, ciertos daños menores en los ojos.
Efectos colaterales de la fotodepilación mediante luz pulsada intensa:
Dolor de discreto a moderado, eritema transitorio (< 24 horas) o tardío evanescente (25-72 horas), alteraciones transitorias del pigmento: Hiperpigmentación o Hipopigmentación. Otros: costras, vesículas, cicatriz mínima, quemadura superficial, sensación de calor local persistente, el llamado efecto paradójico que puede hacer que brote el pelo en las zonas adyacentes a la tratada.
No se puede realizar en pacientes con fototipos muy oscuros. Su empleo es complejo y necesita de un aprendizaje y supervisión por personal médico. En ocasiones puede ocasionar quemaduras en la piel.

6. ¿Qué protocolo debe seguirse en una depilación láser?
  1. Valoración del paciente por parte de un dermatólogo que realice la historia clínica y una exploración física para determinar las características del pelo (color, grosor, fase de crecimiento), de la piel (fototipo) y de la zona a tratar para elegir el láser mas adecuado y el procedimiento mas eficaz.
  2. Proporcionar al usuario unas recomendaciones respecto al sol, rayos uva, depilación de la zona entre sesiones, cremas fotoprotectoras, etc. Ficha de consentimiento informado.
  3. Realizar fotografías y delimitar la zona a tratar.
  4. En algunos casos es necesario rasurar la zona previamente a la aplicación del láser excepto en la zona facial.
  5. Durante el tratamiento tanto el personal aplicador como el paciente usaran unas gafas protectoras.
  6. La piel debe estar limpia y libre de grasa o medicamentos que aumenten las pérdidas por reflexión.
  7. El intervalo entre sesiones y su duración es variable según la zona en la que se actúe.
  8. En ocasiones el medico puede recomendar la aplicación de un anestésico tópico si la zona a tratar tienen gran densidad folicular.
  9. El número de sesiones necesarias dependerá del color del pelo, del fototipo de la piel, y de la zona a tratar. Para la depilación facial al ser mas compleja se suele utilizar la luz pulsada intensa.
  10. Durante la sesión es normal notar cierta molestia como quemazón, pinchazos o leve dolor. Una vez acabada la sesión la zona aparece enrojecida y ese eritema puede persistir hasta el día siguiente. El enrojecimiento a veces se concentra alrededor del pelo y se conoce como edema perifolicular. Es transitorio y es signo de que la depilación ha sido eficaz.
  11. La depilación láser es una forma de agresión al folículo piloso y tras realizar la sesión pueden aparecer pústulas por infección del folículo (foliculitis). El médico puede prescribir para resolver el problema la aplicación de una crema antibiótica durante dos o tres días.

¿Por qué es recomendable acudir a un médico antes de realizar una depilación con láser?

  • Es imprescindible realizar un historial clínico para prever reacciones adversas o secundarias y conocer las características del paciente que pueden tener gran importancia en el tratamiento a aplicar: alteraciones hormonales, consumo de fármacos, etc. Si existen afecciones previas en la piel es necesario tratarlas antes de someterse a una depilación.
  • El médico responsable tiene que explicar la técnica, sus ventajas y los posibles efectos secundarios y pedir al paciente información exhaustiva sobre los fármacos que está tomando. Algunos medicamentos incrementan la fotosensibilidad del paciente y provocan problemas en el tratamiento y hay otros que pueden causar reacciones alérgicas.
  • Hay determinados casos en que este tratamiento está absolutamente contraindicado y otros en los que hay que tomar precauciones especiales.

7.- ¿Qué controles deben existir?

  • Utilización de una carcasa protectora en el aparato.
  • Señales de aviso (pictogramas).
  • Recintos cerrados o áreas acotadas, confinamiento de los haces, etc.
  • Designación de un responsable de seguridad láser.
  • Limitación en el uso de los láseres.
  • Información a los usuarios.
  • Limitación de la entrada en la cabina donde se realice el tratamiento a personas autorizadas.
  • Las personas expuestas a radiaciones láser potencialmente peligrosas (Clase 3B y 4) deben utilizar la protección personal adecuada, en este caso gafas y/o ropa protectora.

Antes de entrar en la zona de seguridad:

  • Quitarse todo objeto que pueda producir reflexiones como: anillos, pulseras, bolígrafos metálicos, etc.
  • Mantener la zona de seguridad bien iluminada para reducir el riesgo de daño de los ojos.

En la zona de seguridad:

  • Utilizar las gafas de protección adecuadas según características del láser y de acuerdo a la etiqueta e información proporcionada por el fabricante. Asegurarse de que las gafas son: cómodas, resistentes, estables, ofrecen un campo de visión amplio y mantienen un grado de sujeción sin holguras.

En la zona de seguridad y antes de encender el láser:

  • No mirar nunca directamente el haz del láser o su reflexión.
  • No alinear el láser mientras esté en funcionamiento.
  • Asegurarse de que la trayectoria del haz es corta, tiene un número mínimo de cambios de dirección, no cruza vías de acceso peatonal, se sitúa por encima o por debajo del nivel de los ojos, discurre por recinto cerrado y bajo una envolvente.
  • Controlar que los espejos, lentes y divisores están rígidamente montados, se mantienen en perfecto estado de limpieza y se evitan reflexiones especulares.

a) Protocolos de protección para los láseres de clase 1.
En esta categoría no se requieren procedimientos especiales de seguridad, si bien, debe señalizarse el panel de acceso al láser con una etiqueta de aviso en la que señale la clasificación del láser allí contenido.

b) Protocolos de protección para los láseres de clase 2.
El peligro sólo se produce si el individuo fija la mirada en el haz láser. La mayoría de los láseres que entran en la clase 2 son láseres de helio- neón de potencia no superior a un miliwatio. El producto debe llevar una etiqueta de precaución y llevar un Indicador luminoso que indique la situación de encendido. Las dos reglas básicas de seguridad son no permitir a ninguna persona fijar la mirada en el haz directo y no dirigir la luz láser a los ojos. Ambas precauciones deben consignarse por escrito, en una señal de aviso.

c) Protocolos de protección para los láseres de clase 3.
Están dirigidas predominantemente a evitar la llegada del haz al ojo que, en caso de producirse, provocaría lesiones graves. Pueden mencionarse las siguientes.

  • Nunca dirigir el haz de estos Iáseres a nivel de los ojos;
  • Utilizar gafas con filtros adecuados;
  • Utilización de este tipo de láseres únicamente por personal autorizado y experimentado;
  • Limitar la trayectoria del rayo al mínimo posible, terminando su camino con superficies absorbentes,
  • Operar el láser en recintos cerrados con ventanas con filtro y acceso;

controlado y correctamente señalizado;

  • Eliminar superficies reflectantes en la cercanía del láser.
  • Etiquetar el láser con una señal de peligro en la que aparezca la clase 3 y las recomendaciones más importantes para esta clase.

d) Reglas de seguridad para los láseres de clase 4.
Las siguientes reglas deben seguirse cuidadosamente con los Iáseres de alta potencia:

  • Confinar el láser en una habitación cerrada con puertas que no puedan abrirse desde el exterior cuando el láser está en funcionamiento;
  • Asegurar que todo el personal lleva gafas de protección y en los casos de peligro de lesiones en piel o riesgo de incendio asegurar que entre el personal y el haz existen filtros protectores;
  • En el caso de emisión al exterior, asegurarse de que el haz láser no alcanza áreas ocupadas o con posibilidad de interceptar vehículos o aviones.
  • Asegurarse de que el sistema láser sólo pueda ser encendido por personal autorizado utilizando sistemas de encendido con llave;
  • Etiquetar con señales de peligro tanto el láser como las zonas de acceso al mismo,
  • El sistema de alta tensión del láser debe estar separado en lo posible del panel de mandos.
  • Existencia de procedimientos escritos de operación y precauciones y planes de formación del personal y de emergencia.

8. Legislación, recomendaciones o normas

  • Universidad politécnica de Valencia. Servicio integrado de prevención y salud laboral. Seguridad y Salud: instrucciones operativas. láser: clases. riesgos. medidas de control.
  • Notas Técnicas de Prevención. Nº 261 y 654 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene En el Trabajo.
  • La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010. Seguridad de los productos láser.
  • Norma EN 207. Protección individual de los ojos: filtros y protectores de los ojos contra la radiación láser (gafas de protección láser).
  • Norma EN 208. Protección individual de los ojos: gafas de protección para los trabajos de ajuste de láser y sistemas láser (gafas de ajuste láser).
  • Real Decreto 485/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo.
  • Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección Individual.
  • Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones Mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de Trabajo.
  • RD 486/2010 sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a radiaciones ópticas artificiales.
  • RD 1644/2008 por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas.
  • RD LEGISLATIVO 1/2007 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.
  • Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. BOE nº 269, De 10 de noviembre.

9. Para un tratamiento seguro y eficaz…….

– Acuda a un médico y consulte con él si es recomendable o no el tratamiento que desee realizar para descartar contraindicaciones y/o efectos secundarios.
– En la cita previa el responsable del tratamiento debe estudiar y analizar su situación actual y recomendar el tipo de tratamiento, duración, coste, etc. Cada persona requiere un estudio pormenorizado, concreto y personalizado.
– Pregunte sobre los posibles efectos adversos y contraindicaciones del tratamiento que le van a aplicar y cumpla las recomendaciones que le indiquen.
– Si presenta reacciones adversas en la zona tratada acuda al médico e infórmele del tratamiento seguido.