Conocer permite actuar (XV). La historia de Cosme

/, Temas de salud, T_Adicciones/Conocer permite actuar (XV). La historia de Cosme

Conocer permite actuar (XV). La historia de Cosme

Cosme (nombre ficticio), es un joven de 21 años, socialmente integrado. No tiene ingresos pues se encuentra en paro, anteriormente ha realizado trabajos como peón en la construcción y comercial en una inmobiliaria.

Cuando se le pregunta por qué ha acudido al CAD (Centro de Atención a Drogodependientes del Instituto de Adicciones), Cosme contesta “porque me han puesto una multa por llevar drogas, pero yo realmente no tengo problemas”, no parece especialmente preocupado ni con temor, en realidad parece más disgustado y maltratado por la multa “no me gustaría que se entere mi familia”.

Posiblemente para él se trata de un mero trámite, ya que puede que se sienta obligado a realizar un “tratamiento de drogas” como condición para no pagar la multa por posesión de cannabis y cocaína. Pero es posible que realmente no crea que tenga que cambiar nada.

Es el sexto de siete hermanos, siendo el más pequeño de los varones. Sus padres están separados desde hace más de 7 años. La relación con sus familiares es distante.

Vive con su madre y una hermana (con problemas psicológicos y alcoholismo, por lo que tiene una incapacidad), no obstante, dice que su familiar más significativo es su padre. Comenta que su madre vive a sus hijos “como una carga”.

Los estudios no le fueron bien, se limito a los obligatorios, la realidad es que no iba a clase para estar con los amigos haciendo gamberradas. Después de la separación de sus padres se escapaba y se quedaba toda la noche con sus amigos. Comenzó a ausentarse de la escuela, pasando el día en el barrio.

Finalmente comenzó a consumir marihuana y acabo dedicándose a su venta para poder pagarla. Admite haber consumido cocaína en ocasiones.

Es soltero y no mantiene actualmente ninguna relación sentimental estable.

No mantiene los trabajos durante mucho tiempo, pues como el mismo dice, le cuesta ajustarse a las normas.

Reconoce que prefiere la excitación que producen las nuevas experiencias, incluyendo algunos episodios de intoxicación y abuso de sustancias.

Nervioso e irritable, parece que se va tranquilizando, cuando explica los detalles que le han llevado al CAD, posiblemente al sentirse escuchado y no cuestionado. Sin motivo aparente, adopta la postura de alguien a quien se ha agraviado e inicia una historia (quizás para mantener la imagen que el quiere dar), que más tarde se comprueba que no es cierta.

Se queja de no ser entendido en su forma de vivir la vida “los demás son los controladores, yo solo reacciono ante las injusticias”. Él mismo reconoce que tiene un estilo agresivo a la hora de relacionarse con los demás.

Contacta con ambientes consumidores muy pronto, además tiene hermanos consumidores. Sus primeros consumos fueron en el barrio con amigos. Las relaciones familiares son conflictivas, por la separación de sus padres. Falta de límites y normas en la familia.

Su motivación para el tratamiento es por evitar pagar una multa por tenencia de estupefacientes. Teniendo en cuenta que además tiene antecedentes legales sin prisión, perdió un juicio por lesiones, siendo condenado a pagar una multa que abono.

Cuando comienza el tratamiento se considera a si mismo como consumidor habitual de cannabis (desde que tenía 13 años, edad en la que también usa por primera vez la cocaína), dice tomar cocaína casi todos los fines de semana y a veces entre semana (a partir de los 16 años), bebe alcohol desde los 10 años y haber probado las drogas de síntesis a los 19 años.

Por todo lo anteriormente expuesto, posiblemente nos encontremos ante un:

  • Dependiente a cannabis.
  • Abusador de alcohol.
  • Abusador de cocaína.

Se le pide permiso para implicar a la familia en el tratamiento y Cosme acaba aceptando. Pasamos a describir los datos más relevantes de la entrevista familiar, teniendo en cuenta que el interesado estaba presente.

Su madre le cuidó atentamente durante la infancia, limitando las responsabilidades de Cosme e impidiendo que realizase actividades fuera de casa por temor a que ocurriera algo malo.

Durante la infancia y adolescencia de Cosme, fue protegido por toda la familia, pues le consideraban “el más bueno y fácil de engañar”, además durante años fue el menor de la familia, después de 7 años nació una niña.

Durante el tratamiento acude de forma desigual al mismo, pues con frecuencia anula las entrevistas o no se presenta a las mismas; además en varias ocasiones pide citas urgentes por motivos no relacionados directamente con el tratamiento (discusiones, altercados, malas relaciones familiares, peleas…).

Continuara…

By | 2018-02-01T11:25:28+00:00 junio 22nd, 2016|Adicciones, Temas de salud, T_Adicciones|0 Comments

Leave A Comment