El Departamento de Servicios Veterinarios, a través de los servicios que dependen de él, gestiona la convivencia de ciudadanos y animales, compaginando la preservación de la salud y seguridad de los madrileños, con la protección y salvaguardia del bienestar de los animales, principalmente de compañía, con los que convivimos.

¿Qué es SEVEMUR?

Se trata de un servicio de emergencia que presta el Ayuntamiento de Madrid para la acogida y auxilio de animales heridos o enfermos que se encuentren sueltos en la vía pública del término municipal de Madrid.

¿Qué tipo de animales atiende?

Como se señala en el punto anterior, su principal misión consiste en la atención de animales que se encuentran heridos y/o enfermos en la vía pública, realizando las primeras gestiones necesarias para la localización y devolución a sus propietarios y proporcionándoles los cuidados que pudieran precisar hasta dicha devolución o su traslado e ingreso en el Centro de Protección Animal.

Como actividad adicional, SEVEMUR coopera en la retirada de animales abandonados con el Centro de Protección Animal en aquellos horarios y situaciones en que pudiera ser necesario.

¿Dónde van esos animales?

Tras una primera exploración clínica del animal, así como valoración del estado del mismo, se comprueba si tiene microchip. Si está identificado, desde el mismo lugar de recogida se intentará localizar a su propietario y se practicaran las primeras curas.

En caso de que el animal presente un pronóstico reservado o grave se practicarán tratamientos de urgencia y si el propietario no se encuentra localizable o el animal no está identificado se procederá a su traslado al Centro de Protección Animal.

¿Cómo se requiere su intervención ?

Si encuentra un animal herido o enfermo en la vía publica, contacte con Policía Municipal (092) quien se encargará de ponerse en contacto con SEVEMUR que atenderá la petición lo antes posible.

Desde el servicio de Protección Animal y Participación Ciudadana, entre otras actividades, se realizan las siguientes:

  • Se diseñan e imparten programas de información y formación a los vecinos (especialmente dirigidos a niños, adolescentes y otros sectores de población demandantes), con el objetivo de insistir en la tenencia responsable de los animales, obligaciones y prohibiciones de los propietarios de animales de compañía, protección y bienestar de los animales, derechos de los animales domésticos, fomento de la adopción etc.
  • Se promociona el voluntariado entre los ciudadanos del Ayto. de Madrid.
  • Se canaliza todo tipo de información, denuncias y reclamaciones.
  • Se asesora en materia de protección, bienestar animal y materia sancionadora.
  • Se asesora en materia de los requisitos administrativos que deben cumplir los animales potencialmente peligrosos.

Este servicio permite la adopción de cualquier animal doméstico que se encuentre disponible a tal efecto en el Centro de Protección Animal (CPA) de Madrid Salud.

Se podrá acceder a una galería de imágenes  disponibles en el siguiente enlace:

Madrid Salud y diversas clínicas y hospitales veterinarios, han suscrito un “Convenio de patrocinio para actuaciones de promoción de la vigilancia veterinaria de los animales abandonados y adoptados en el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid”, mediante el cual, los adoptantes de animales en nuestro Centro de Protección Animal,  podrán solicitar la primera revisión veterinaria, de forma gratuita, en los términos establecidos en dicho convenio de  patrocinio.

Para ello, deberán presentar en la clínica que elijan entre las incluidas en el listado de Centros Veterinarios patrocinadores, el  “Documento de entrega en adopción”  que se les facilita en nuestro Centro en el momento de la misma.

Este documento deberá ser sellado por la clínica elegida en la mencionada primera revisión veterinaria.

Listado clinicas veterinarias con patrocinio

 

Información sobre la vacunación antirrábica de la población canina, felina y de hurones 2016

La Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio ha adoptado la decisión de no convocar a partir del presente año, un periodo de vacunación antirrábica a precios tasados, que se ha venido denominando “Campaña Antirrábica”.

Por tanto, y en base a la decisión de la citada administración, las directrices son las siguientes:

1.- La administración no regulará el desarrollo de la “Campaña Oficial de Vacunación Antirrábica e Identificación Individual de la población, canina, felina y de hurones de la Comunidad de Madrid”, como se ha venido realizando hasta la fecha.

2.- La vacunación antirrábica sigue teniendo el carácter de anual y obligatoria en perros desde los tres meses de edad, y está recomendada en gatos y hurones.

El no desarrollo de la campaña significa que no habrá un periodo (fecha de inicio y fecha de finalización), en el cual se vacunará siguiendo las pautas de una orden autonómica, cada propietario vacunará a su mascota cuando le corresponda.

Los propietarios de perros, gatos y hurones deberán vacunar a sus animales anualmente (perros desde los 3 meses de edad y recomendada en gatos y hurones), en las clínicas veterinarias o por veterinarios colaboradores de nuestra comunidad autónoma.

3.- No se podrá vacunar contra la rabia a ningún animal que no esté previamente identificado (perros y gatos a partir de los 3 meses de edad y voluntaria en hurones).

4.- No se establecen precios tasados, y por tanto, la vacunación se realizará a precios libres en la red de centros clínicos y veterinarios colaboradores de la Comunidad de Madrid.

No obstante, se está a la espera de la publicación de una Orden o Resolución autonómica en la que se establezcan las pautas citadas.

SERVICIO DE COORDINACIÓN
SUBDIRECCIÓN GENERAL SALUD PÚBLICA

 

Tienen consideración de Animales Potencialmente Peligrosos los animales pertenecientes a los siguientes grupos:

Las razas puras o sus cruces especificadas en el Anexo I del RD 287/2002 (Pit Bull Terrier, Staffordshire Terrier, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu, y Akita Inu )

Los que presenten todas o la mayoría de las características siguientes (Anexo II):

  • Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
  • Marcado carácter y gran valor.
  • Pelo corto.
  • Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 cm, altura a la cruz entre 50 y 70 cm. Y peso superior a 20 kg.
  • Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandibulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.
  • Cuello ancho, musculoso y corto.
  • Pecho grande y macizo, ancho, grande, profundo, costilla arqueadas y lomo musculado y corto.
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Así mismo tendrán la calificación de Animales Potencialmente Peligroso aquellos con carácter marcadamente agresivo o que hayan protagonizado agresiones a personas o a otros animales.

Este documento tiene carácter unipersonal, y la deberán obtener, tanto el propietario como otras personas que pudieran manejen al animal en espacios públicos o privados de uso común.

La licencia habrá de obtenerse con carácter previo a la adquisición del animal, o en el plazo de un mes desde que el animal pudiera haber sido calificado como Potencialmente Peligroso de no pertenecer a las razas ya definidas como tales.

La solicitud se realizará mediante impreso normalizado que encontrará en las Juntas Municipales de Distrito, acompañada de la documentación que se señala a continuación:

  • DNI (que acredita la identidad del solicitante, así como su mayoría de edad)
  • Certificado capacidad física y aptitud psicológica (se obtienen en cualquier centro médico de reconocimiento conductores de vehículos)
  • Certificado de penales(consultar Juntas Municipales de Distrito)
  • Seguro de responsabilidad civil por daños a terceros (con una cobertura de 120.000 €)

Ver trámite: Animales. Solicitud Licencia Administrativa Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos

Es una inscripción individual de cada animal, y se solicitará 15 días después de la obtención de la licencia y se realizará en las Juntas Municipales de Distrito.

Ver trámite: Animales. Inscripción en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos

Aportando los originales, la compulsa de aquellos documentos que lo precisen se realizará gratuitamente en el Registro de la Junta Municipal en el que presente la documentación.

La presencia de animales potencialmente peligrosos por la vía pública exigirá que la persona que los conduzca y controle lleve consigo la licencia de administrativa, así como certificación acreditativa de la inscripción del animal en el Registro municipal de Animales Potencialmente Peligrosos.

Los animales deberán llevar obligatoriamente en lugares y espacios públicos, bozal apropiado y cadena o correa no extensible de menos de dos metros.

Se consideraran infracciones graves “la tenencia de un animal potencialmente peligroso sin identificar o sin estar inscrito en el Registro Municipal” y “mantenerlos en lugares públicos sin bozal o cadena reglamentaria”.

Se consideran infracciones muy graves “la tenencia de animales potencialmente peligroso sin la perceptiva licencia”, así como “ la venta o transmisión de los mismos a quien carezca de ella” .

Adopción de animales

 

Este servicio permite la adopción de cualquier animal doméstico que se encuentre disponible a tal efecto en el Centro de Protección Animal (CPA) de Madrid Salud. Ver enlace

Obligaciones y trámites sanitarios

 

¿Qué es la rabia?:

La rabia es una zoonosis que puede transmitirse al hombre por mordedura de perros, gatos o murciélagos.

¿Cómo se previene? ¿En que consiste la vacunación antirrábica? ¿Qué animales deben vacunarse y a qué edad?:

La inmunización frente a la rabia se realiza mediante la aplicación de una vacuna inactivada, siendo obligatoria, en la Comunidad de Madrid, la vacunación de todos los perros, mientras que en el caso de los gatos se considera recomendable. La vacunación se realizará a partir de los tres meses de edad.

¿Con qué periodicidad ha de vacunarse?:

En la Comunidad de Madrid la vacunación antirrábica tiene carácter anual.

¿Qué documentación acredita que un animal está vacunado?:

Una vez vacunado el animal, en su cartilla sanitaria se incluirán un sello que hará referencia a la vacuna aplicada (laboratorio y lote) y otro oficial de la comunidad de Madrid, así mismo se especificará la fecha y firma del veterinario actuante.

¿Dónde puede vacunar contra la rabia a su animal?:

En su clínica veterinaria.

Infracciones y sanciones: Será considerado como infracción grave la no vacunación antirrábica de los perros.

¿En que consiste la identificación individual de un animal?¿Qué animales deben identificarse?¿A que edad? :

La identificación individual de un animal consiste en la implantación de un microchip en el lado izquierdo del cuello, estará formada por un código alfanumérico de un número de dígitos tal que sea único para cada animal. Es obligatoria la identificación de perros y gatos, en el plazo de tres meses desde su nacimiento o de un mes desde su adquisición.

¿Qué ventajas supone la identificación de un animal? :

La identificación de perros y gatos facilita el cumplimiento de las normas de control previstas en la legislación y facilita la localización de los animales que se han perdido, ya que a través del código del microchip se puede contactar con el propietario.

¿Cómo se modifican los datos del registro de un animal? :

Puede realizar cambios (domicilio, dirección de correo electrónico y teléfonos) desde la página web del RIAC a través del siguiente enlace: Registro de identificación de animales de compañía de Madrid

Debe indicar su DNI/NIF/NIE (o número de Documento de Identificación o Pasaporte si es usted extranjero sin NIE) y el código de microchip de una mascota de su propiedad registrada en RIAC para mostrarle los datos que figuren actualmente antes de que los modifique si fuese necesario.

Si desconoce el código de identificación de su mascota o no figura a su nombre cuando debería ser así, por favor contacte con RIAC en el email identificacion@colvema.org o teléfono 91 564 54 59.

¿Dónde puede identificar a su animal? :

Puede identificar a su animal de compañía, en su clínica veterinaria, a través de un veterinario habilitado como colaborador de la Comunidad de Madrid.

Ver  clínicas veterinarias

¿Es molesto para el animal el microchip o puede afectar al animal de alguna manera? :

No, en absoluto.

Trámites

¿Por qué se realiza? :

El objetivo de someter a control veterinario a un animal agresor es poder actuar en caso de que este pudiera haberse convertido en transmisor del virus de la rabia por padecer la enfermedad.

¿Qué animales han de someterse a control antirrábico? :

Han de someterse a este control aquellos animales que hayan causado lesiones a una persona o a otro animal, así como los sospechosos de padecer rabia.

Servicio de inmunoprofilaxis de rabia humana :

En caso de mordedura toda persona agredida debe consultar a su medico de cabecera al objeto de que este determine las actuaciones profilácticas o terapéuticas que pudieran proceder. En aquellos casos que lo considere oportuno, podrá dirigirlo al Servicio de Inmunoprofilaxis de Rabia Humana sito en c/ Montesa, 22

¿Qué hacer en caso de ser propietario de un animal agresor? :

El propietario de un animal agresor deberá trasladar a este al Centro de Protección Animal en el plazo máximo de 72 horas a partir de la fecha de agresión.

¿Qué hacer en caso de que su animal haya sido agredido? :

Al igual que en el caso de agresiones a personas, el animal deberá ser examinado por su veterinario.

¿En que consiste el proceso de control antirrábico? :

El control antirrábico de un animal agresor consiste en la realización de una observación del mismo durante 14 días, al objeto de comprobar la posible aparición de síntomas de la enfermedad en ese período.

Teléfonos de interés :

  • Centro de Protección Animal: 91.309.41.35
  • Servicio de Inmunoprofilaxis de Rabia Humana: 91 446.73.50

Preguntas más frecuentes sobre animales domésticos o de compañía

Todos los perros han de disponer de un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros que puedan ser causados por ellos. Es obligatorio formalizar este seguro en el plazo de un mes desde la identificación del mismo. Algunos seguros de hogar lo incluyen. En el caso de animales potencialmente peligrosos este seguro deberá tener una cobertura no inferior a 120.000€.

La tenencia de más de 5 animales (perros y gatos) requiere la autorización de los servicios competentes del Ayto.

El pasaporte europeo de animales de compañía será un documento obligatorio desde el tres de julio de 2004, para los desplazamientos entre los Estados miembros de la Unión Europea de animales de compañía de las siguientes especies: perros, gatos y hurones. Será emitido por la autoridad competente conforme al modelo oficial establecido en la Decisión 2003/803/CE.

Carta de servicios de Salud Pública en materia de Protección Animal

Servicio de información y orientación al usuario

La tenencia de animales está regulada por diferentes normas legales. En concreto, en Madrid, vienen recogidas en la Ley de Protección de Animales Domésticos 1/90 y el Decreto 11/93 que la desarrolla, así como en la Ordenanza Municipal Reguladora de la Tenencia y Protección de los Animales del Ayuntamiento de Madrid de 31 de agosto de 2001.

Antes de adoptar un animal debe ser consciente de la responsabilidad que implica. NO ACTÚE IMPULSIVAMENTE. Va a poner en su vida un animal que, en el caso de animales adoptados en un centro de acogida, ya ha sufrido un abandono, y no queremos que haya una segunda vez…

Si tiene dudas, conteste este formulario y responda con sinceridad:

¿Es consciente de que el cachorro que ahora tiene en sus manos va a crecer, se hará adulto y le tendrá que educar y, quizás, ya no le resulte tan “mono”?

SI NO

¿Tiene suficiente tiempo libre para atenderle correctamente, sacarle a pasear, etc?

SI NO

¿Todos los miembros de su familia están de acuerdo en tener un animal en casa?

SI NO

¿Sabe que cuando llegan las vacaciones también hay que contar con el animal y, quizás, no pueda ir a sitios que antes podía?

SI NO

¿Es realmente consciente de la responsabilidad que asume, así como de que un animal necesita cuidados, que puede enfermar y necesitar atención veterinaria y que deberá asumir los costes que ello implica?

SI NO

SI SE HA RESPONDIDO SI A TODAS LAS CUESTIONES :

“ ENHORABUENA, VD PUEDE SER UN MAGNIFICO PROPIETARIO”

SI SE HA RESPONDIDO AL MENOS NO A UNA DE ELLAS, O HA TITUBEADO AL RESPONDER:

QUIZÁS EL MOMENTO ACTUAL NO ES EL MÁS ADECUADO PARA TENER UN ANIMAL, PIÉNSELO BIEN ANTES DE DECIDIRSE, TIENE QUE ESTAR COMPLETAMENTE SEGURO

Información al adoptante de perros

1. VIGILANCIA

Acaba de adoptar un perro en el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid. Aunque en su exploración a la salida del centro de acogida el resultado haya sido normal, tenga presente que puede haber problemas que aparezcan cuando el animal ya esté en casa.

En la mayoría de los casos, el perro recién adoptado ha sufrido bruscos cambios en un corto espacio de tiempo, y entre los que se encuentra la propia llegada al nuevo hogar. Tenga en cuenta que este periodo de estrés podrá suponer para él un estado de mayor susceptibilidad a la aparición de determinadas enfermedades.

Es aconsejable que su animal visite al veterinario que a partir de ese momento cuidará de su estado de salud durante el resto de su vida. Trasládele toda la información de que disponga sobre vacunaciones, desparasitaciones, pruebas diagnósticas, etc. de las que tenga conocimiento, y él le aconsejará debidamente sobre los pasos a seguir a partir de ese momento.

En cualquier caso,

  • Vigile que come y bebe con normalidad y que su estado de actividad es el apropiado para su edad.
  • Vigile las deposiciones. Aunque en los primeros días sean blandas debido a los cambios de dieta, poco a poco deben volver a la normalidad y no desembocar en diarrea.
  • Esté pendiente de la aparición de otros posibles síntomas (mocos o legañas, por ejemplo).

Si aparece cualquier problema de este tipo, llévele a su veterinario.

2. ALIMENTACIÓN

La dieta más apropiada para cualquier animal de compañía es un pienso comercial adecuado para su edad y condición física. Nuestra propia comida, o la comida casera que podamos cocinar expresamente para ellos, muy probablemente presentarán carencias e incluso pueden provocarles trastornos digestivos. Acostúmbrele a consumir exclusivamente su alimento, evitando suministrarle “regalitos” (dulces, porciones de nuestra comida, etc.) que desequilibran su dieta y pueden conducir a la obesidad.

Si desea hacer un obsequio a su mascota, utilice los premios especialmente formulados que encontrará en las clínicas veterinarias, tiendas especializadas, o lineales de productos para mascotas de los supermercados.

No debemos olvidar que una pauta correcta de alimentación, a las mismas horas todos los días, nos puede ayudar a mantener una regularidad que nos ayude en su educación y con ello en su adaptación a la nueva familia. Los cachorros necesitan ser alimentados cuatro veces al día, espaciando cada toma unas tres o cuatro horas. A medida que el animal crece podemos ir eliminando alguna ración, administrando 2 tomas al día cuando son adultos (mañana y noche).

Contrariamente a la creencia ampliamente extendida de que los perros deben comer una sola vez al día y después salir a la calle a “bajar la comida”, en el caso de los animales adultos, y especialmente en perros grandes, es preferible que coman dos veces al día y siempre después de los paseos, ya que esta práctica previene algunos problemas graves como las torsiones de estómago.

3. HIGIENE

Recuerde que su perro necesitará un buen cepillado, al menos una vez por semana. Si lo baña de vez en cuando, utilice un champú especial para perros, y en el caso de cachorros, hágalo con agua calentita, en un baño con calefacción, y luego séquele bien por todas partes, con el secador. Las toallitas húmedas pueden ser una solución de emergencia en determinadas ocasiones.

4. DESPARASITACIÓN

La desparasitación de perros y gatos es extremadamente importante, tanto para la salud del animal, como para la de las personas que le rodeen.

Antes de su adopción, y durante su estancia en nuestro Centro, el animal habrá sido desparasitado, tanto externa como internamente, de acuerdo con los protocolos establecidos en el propio Centro, y de los que se le habrá informado en el momento de la adopción. A pesar de ello, y especialmente en cachorros, es aconsejable que su veterinario realice un análisis de heces al animal y, en caso necesario, se vuelva a desparasitar.

La desparasitación se realizará a partir de ese momento, y durante toda la vida del animal, con la pauta que recomiende su veterinario y con los productos que este considere apropiados.

Con carácter general, se debe cuidar la desparasitación externa del animal para evitar pulgas y garrapatas. En el caso de los perros, durante el periodo comprendido entre mayo y octubre deberá aplicarle, de acuerdo con las instrucciones que le dicte su veterinario, productos específicos (collares, pipetas antiparasitarias,…) para prevenir la leishmaniosis, enfermedad crónica que puede resultar mortal, producida por un parásito transmitido por la picadura de un flebótomo o mosca de la arena.

En el caso de la desparasitación interna, es aconsejable el uso, cada tres meses, de un producto para eliminar “lombrices” redondas, y de uno específico para tenias cada 45 días. Este último tratamiento es muy importante para la prevención de la hidatidosis, especialmente en aquellos perros que puedan tener acceso a vísceras crudas de otros animales.

5. VACUNACIÓN

Entre las 6 y las 8 semanas de edad se debe vacunar al cachorro frente a diversas enfermedades altamente contagiosas para su especie, algunas de ellas mortales o que provocan secuelas graves, con una dosis de recuerdo algunas semanas después y sucesivas anuales en algunos casos.

Los animales adoptados en nuestro centro es posible que ya hayan recibido alguna dosis de las vacunas más habituales utilizadas en perros. En el momento de la adopción se le dará información al respecto para que se la traslade a su veterinario, quien le indicará si procede revacunar, y en qué momento.

Algunas de las enfermedades que pueden padecer los perros, y que son prevenibles mediante la vacunación, son: parvovirosis, moquillo, hepatitis infecciosa, leptospirosis, etc.

En lo que respecta a la rabia, en la Comunidad de Madrid la vacuna resulta obligatoria para los perros durante toda su vida.

6. REQUISITOS LEGALES

En la Comunidad de Madrid es obligatorio que los perros y gatos estén identificados mediante la implantación de un microchip.

Si su perro ha sido adoptado en el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid, estará correctamente identificado, pero recuerde que es su responsabilidad mantener actualizados los datos asociados, un cambio de teléfono o dirección se puede realizar con una simple llamada telefónica al Registro de Identificación de Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid (RIAC), telf. 915645459.

En el caso en el que se produzca un cambio de propietario, recuerde que es imprescindible realizar en el RIAC la correspondiente modificación en los datos sobre la titularidad del mismo. Este trámite no puede realizarse por teléfono, por lo que para ello deberá dirigirse a su veterinario.

También es importante recordar que en el caso de los perros es obligatorio disponer de un seguro obligatorio sea cual sea la raza del animal. Su compañía de seguros podrá informarle de las modalidades existentes.

En el caso de perros pertenecientes a determinadas razas, que muestren características morfológicas concretas, o en algunos casos que hayan mostrado episodios de agresividad, el propietario, y aquellas personas que vayan a ocuparse de sacarlo a la calle, deberán estar en posesión de la Licencia Administrativa para la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos, habiendo de estar el animal inscrito en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos del municipio en el que resida.

En las páginas web del Ayuntamiento de Madrid (www.madrid.es) y de Madrid Salud (www.madridsalud.es) encontrará la información adicional que precise sobre todos estos aspectos, incluida la Ordenanza Reguladora de la Tenencia y Protección de Animales del Ayuntamiento de Madrid.

7. ESTERILIZACIÓN

Se trata de una intervención quirúrgica especialmente sencilla en machos y poco complicada en hembras (excepto que se encuentren en celo o preñadas), que se realiza con anestesia general y que consiste en la extracción de los órganos reproductores.

No solo elimina el celo y previene la llegada de camadas no deseadas, disminuyendo por tanto el número de animales abandonados, sino que evita en unos casos, y ayuda a controlar en otros, algunos problemas orgánicos (embarazos psicológicos, piometras, tumores de mama, quistes ováricos, hiperplasia prostática, tumores testiculares,…) y de conducta (marcaje, agresividad,…)

Los animales esterilizados no presentan cambios de carácter ni se vuelven más apáticos, y no es necesario que las hembras tengan al menos una camada para realizarla.

Si lo que le preocupa es que su animal engorde tras la intervención, tenga en cuenta que una alimentación adecuada y ejercicio suficiente mantendrán a su mascota estilizada y en forma.

8. MANEJO DE CONDUCTA

Contacto social y leguaje de la especie:

El perro doméstico es un animal al que le resulta imprescindible vivir en grupo, es decir, que de forma permanente precisa contar con una cantidad y calidad suficientes de contacto social. Un perro necesita relacionarse con otros individuos (perros o personas) para ser un animal equilibrado y sano. Si permanece solo durante demasiado tiempo, acabará por desarrollar serios problemas de conducta como agresividad, miedo o estereotipias y comportamientos compulsivos.

Por otro lado, aprender a conocer e interpretar correctamente el lenguaje del perro permitirá que sepamos en cada momento lo que el animal nos intenta comunicar. Ello facilitará la convivencia, disminuirá el riesgo de la aparición de problemas de conducta, como el miedo y la agresividad, y prevendrá accidentes. Este aspecto es muy importante en el caso de los niños, ya que el riesgo de recibir una mordedura por no haber sabido interpretar las señales de hartazgo o amenaza de un perro es muy elevado.

El adiestramiento:

Nuestro perro debería aprender a obedecer algunas órdenes como sienta, tumba, quieto, ven, junto y suelta. Con ello encontrará que es mucho más fácil controlarle, evitando, por ejemplo, que circule por la calle pegando tirones de su correa.

Es bastante fácil educar a un perro, con un poco de comida y de paciencia. No desista de ello aunque el animal adoptado no sea un cachorro, y si no se siente capaz de hacerlo usted mismo, pida ayuda a un educador profesional.

En cualquier caso, es muy importante tener en cuenta que, para conseguir un perro alegre y equilibrado, esta educación ha de realizarse sobre la base del refuerzo del buen comportamiento, y NUNCA del castigo.

Pautas y límites:

Una buena educación de su perro pasa necesariamente por evitar pautas y órdenes contradictorias entre los diferentes miembros de la familia.

Establezca los límites por consenso. Es necesario que todos los miembros estén de acuerdo en cuáles serán las conductas permitidas y cuáles no, y que mantengan este criterio de forma idéntica en todo momento. Cualquier otra situación solo produce en el animal desorientación y un grado variable de ansiedad.

No se deben crear expectativas en el animal, ya que estas le mantendrán en un estado de excitación elevado que incrementa su ansiedad y dificulta la convivencia con él.

Premios y correcciones:

Los perros aprenden rápido si premiamos aquellas conductas que nos gustan. Estos premios pueden ser atención, juego, mimos o comida. Premie a su perro inmediatamente después de que comience a hacer algo que está bien hecho o que usted desea que haga: irse a su sitio a dormir, jugar con sus juguetes, tumbarse tranquilamente en el suelo, hacer pis donde debe… Es positivo asociar caricias y elogios a los premios con comida. De esta forma la comida no será siempre necesaria para premiar una conducta, y ayuda a aumentar el valor de la propia caricia.

Evite en todo momento utilizar el castigo (cualquier castigo) como medida de corrección. Provoca miedo, falta de bienestar, agresividad y además no enseña al animal aquello que deseamos que aprenda.

Por el contrario, si queremos evitar que el animal haga algo, lo mejor es interrumpir su acción en el momento en que está empezando. Una vez interrumpido el comportamiento le distraeremos con algo diferente y le premiaremos en cuanto notemos que su atención se ha centrado en la nueva actividad. La corrección debe ser inmediata y en el momento en que esté realizando la acción.

Hay que señalar que en ocasiones, si no hemos podido o no podemos evitar el comportamiento no deseado, la mejor respuesta puede ser ignorarlo, ya que con nuestra atención podemos estar reforzando, sin desearlo, la conducta que queremos eliminar.

Si las conductas no deseadas se mantienen, no deje pasar mucho tiempo sin acudir a un veterinario experto en comportamiento que le indicará las pautas o tratamientos concretos que convengan en cada caso. No deje que el problema se vuelva crónico o que la relación con su animal se deteriore por ese motivo: cuanto antes acuda a un especialista, más fácil será resolver el problema.

9. HÁBITOS HIGIÉNICOS

Como ya se ha señalado para otros tipos de conductas, el abordaje de la falta de aprendizaje de hábitos correctos de eliminación está basado (tanto en adultos como en cachorros) en “premiar” aquellos comportamientos que consideramos adecuados.

Para ello pueden seguirse las siguientes pautas:

  • Saque al perro muchas veces a la calle, especialmente después de haber comido o bebido, al despertarse y al finalizar un periodo de juego.
  • Premie al perro inmediatamente después de que orine o defeque en la calle, especialmente si el lugar elegido es idóneo para ello. Para poder hacerlo con mayor facilidad, lleve al perro atado con una correa corta, para estar cerca de él en ese preciso momento. Cuando considere que ha acabado, y tras recibir el premio, ya puede soltarlo si se encuentra en un lugar adecuado.
  • Evite que el perro se distraiga con otros perros o personas hasta que haya realizado sus deposiciones, y no dé por finalizado el paseo inmediatamente después: el perro puede aprender a retrasar el acto de orinar o defecar para prolongar su estancia en la calle. Por el contrario, cuando haya terminado, dedique un rato a jugar con él.
  • Si algún conocido tiene un perro que ya “sabe” eliminar en la calle, pruebe a salir de paseo con él, ya que los animales aprenden este tipo de conductas también por imitación.
  • Si el perro “hace sus cosas” en lugares inadecuados:
    • No lo castigue aunque le pille “in fraganti”. No resolverá nada, y si el castigo es severo puede llevar a que el perro evite la eliminación en cualquier lugar en presencia del dueño, con lo que tampoco lo hará en la calle si quien le ha castigado se encuentra cerca.
    • Vigílelo estrechamente. El perro acostumbra a dar vueltas en círculo y a husmear el suelo justo antes de orinar o defecar. Sus movimientos le podrán indicar que “tiene ganas”, y puede entonces sacarlo rápidamente para que lo haga en la calle.
    • Limpie bien los lugares en los que haya orinado o defecado en casa, utilizando neutralizantes del olor para que este no actué como “reclamo”” para nuevas deposiciones
    • Tenga paciencia. Si su perro no sabe eliminar “solo” en aquellos lugares que resultan adecuados, puede llevarle algún tiempo aprender

En cualquier caso, recuerde que tanto usted, como propietario, como las personas que saquen de paseo al animal, son los responsables de mantener la vía pública limpia. Recoja siempre, y en cualquier circunstancia, las deyecciones de su mascota.

1. SU SITIO

Para los primeros días, prepare para su cachorro un lugar seguro y confortable. Escoja el lugar de su casa donde pueda poner su cuna, sus juguetes, su comedero, el agua, etc., y donde pueda meterse para jugar, dormir, o simplemente estar tranquilo. Mientras no pueda salir a la calle a hacer sus necesidades, en otro extremo mantendremos una bandeja para gatos con arena, o papel de periódico. Decida con el resto de la familia los horarios de comida, paseos y juego. Decidan también qué es lo que el cachorro va a poder hacer, y qué es lo que no (dormir en el dormitorio, subirse a los sofás…) y mantengan siempre las mismas reglas, para no desconcertar al animal.

2. JUEGO Y JUGUETES

Los cachorros disponen de muchísima energía para gastar. Necesitan hacer mucho ejercicio, con ello minimizará su ansiedad y sus consecuencias (destrozos, ladridos, etc.). Lo mejor es reservarle 15-20 minutos varias veces al día, para dedicarlo a jugar con él: al menos un rato antes de irse a trabajar, otro un poco después de volver, y otro a última hora de la noche. Así conseguirá algunos preciados ratos de paz.

Todo cachorro debe tener algunos juguetes. Compruebe que éstos son de buena calidad, que no se rompen fácilmente, que no son tóxicos y que son atractivos. No deben caberle enteros en la boca, porque se los podría tragar.

Los mejores, para cuando el perro se queda sólo, son los juguetes interactivos, es decir, aquellos que responden al juego del perro: juguetes que hacen ruido cuando se muerden, huesos prensados para masticar y comer, juguetes rellenables con pienso o comida…

No conviene darle calcetines, zapatos o trapos viejos, puesto que el cachorro no va a distinguir lo nuevo de lo usado, y aprenderá a morder todo lo que tenga a su alcance.

3. PREVENCIÓN DE CONDUCTAS NO DESEADAS

Además de las indicaciones en materia de manejo de conducta, realizadas en la parte general de este documento, deben de tenerse en cuenta algunas cuestiones específicas en relación con los animales más jóvenes:

La socialización del cachorro:

Los cachorros comienzan a interaccionar con otros perros a partir de las 4 semanas de edad, y con las personas a partir de las 5-6. El miedo aparece a las 10-14 aproximadamente. Esto nos da una ventana (etapa sensible o de socialización) de unas pocas semanas durante la que tendremos que enseñarle todas las situaciones a las que se va a tener que acostumbrar: personas, niños, perros, coches, motos, taladradoras… Si el cachorro no se ha expuesto a todas estas situaciones antes de que finalice este periodo, es posible que les coja miedo, y que nunca consiga estar cómodo en estas circunstancias. Es importante que estas aproximaciones sean positivas. Recuerde llevar siempre premios en los bolsillos, y darle uno cada vez que su perro no muestre temor en estas situaciones, y sáquele a la calle, aunque sea en los brazos y bien protegido, pese a que no hayan finalizado sus vacunas.

De acuerdo con lo señalado, la edad óptima para adoptar un cachorro está entre las 6 y las 8 semanas. De esta forma ha podido convivir con su madre y/o hermanos durante la primera parte del periodo de socialización, aprendiendo a “comportarse como perro”, y convivirá después con las personas durante la segunda parte de ese periodo, aprendiendo a comportarse en ese entorno. Si se tratara de un cachorro huérfano, es muy importante contar con la presencia de un perro adulto equilibrado que “le enseñe” todo lo que no ha podido aprender de esa convivencia inicial con animales de su especie.

El manoseo:

Todos los perros deben dejarse tocar por todas partes. Esto es muy importante de cara a que el animal permita de buen grado su manipulación cuando sea necesario: al clavarse algo entre los dedos, explorarle el veterinario,… Ahora que es cachorro, haga que parezca un juego: tírele suavemente de las orejas, tóquele el interior, ábrale los ojos y la boca y masajee todo su cuerpo, incluyendo rabo, patas y almohadillas…

En esta etapa es especialmente sencillo acostumbrar al cachorro a otras situaciones que podrán ser útiles en el futuro: cepillado, baño, sacarle cosas de la boca, colocarle un bozal.

El perro adulto adoptado ya ha sufrido un abandono, y esa circunstancia lo hace especial. Se trata de una experiencia traumática para un animal social como el perro. Por este motivo puede estar temeroso y necesitar más paciencia de lo habitual.

Proporcionar al animal un sitio caliente y tranquilo de la casa le ayudará a sentirse confiado. El perro debe conocer cuál es su lugar, dónde dirigirse para comer, beber o realizar sus necesidades, y debe ofrecérsele un sitio para dormir. Los primeros días en casa debe encontrar un ambiente relajado, poco estresante. Las caras nuevas a cada instante no convienen: mejor que primero reconozca bien a quienes van a ser sus dueños, es decir, sus amigos.

La presencia de niños en casa podría alterar este ambiente sosegado que precisa nuestro perro estos primeros días. Si tenemos niños en casa, es importante explicarles lo mal que lo ha pasado y que deben dejarlo descansar. Ya tendrán tiempo para jugar juntos cuando el ambiente se haga propicio. También es importante que, desde el principio, tomen conciencia de la necesidad de respetar sus horarios de comidas, descanso, etc.

Si siente miedo, podría escaparse y huir, por lo que conviene salir a la calle con el perro siempre sujeto con una correa, y no soltarlo. Los paseos serán cortos los primeros días, puesto que podrá mostrarse asustado; algo usual ya que no conoce ni quién lo lleva, ni el lugar por dónde camina.

El acercamiento con el perro acogido debe ser paulatino. Y antes de soltar al animal conviene asegurarse de que no corre ningún peligro. Es aconsejable que las primeras veces que lo soltemos sean en sitios cerrados, donde no pueda marcharse; hasta estar seguros de que acude a nuestra llamada.

Existen diversas publicaciones “on line” que pueden ser consultadas para obtener más información como nuevo propietario de un perro (ver enlace).

Recuerde también que su veterinario será quien en última instancia mejor le podrá orientar sobre cómo cuidar a su perro. Pídale consejo siempre que no necesite, estará encantado de poder ayudarle.

DECÁLOGO DE NECESIDADES DEL PERRO

Para terminar, enumeramos en diez puntos el conjunto de elementos que como propietarios de un perro tendremos que tener en cuenta desde el primer día que llegue a nuestra casa:

1. Garantizar que se satisfacen siempre las necesidades del animal, tanto las consideradas básicas (alimentación, higiene, cuidados veterinarios, etc.), como el contacto social.

2. Aprender a conocer e interpretar correctamente el lenguaje de la especie (en este caso, el perro).

3. Socializar y habituar correctamente a nuestro animal.

4. Promover hábitos higiénicos adecuados.

5. Proporcionar estímulos suficientes.

6. Ignorar y evitar conductas no deseadas.

7. Premiar los comportamientos apropiados.

8. Evitar el castigo.

9. Proporcionar consistencia y estructura a las relaciones en casa. Establecer y respetar una rutina diaria.

10. Realizar cualquier cambio gradualmente.

Información al adoptante de gatos

1. VIGILANCIA

Acaba de adoptar un gato en el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid. Aunque en su exploración a la salida del centro de acogida el resultado haya sido normal, tenga presente que puede haber problemas que aparezcan cuando el animal ya esté en casa.

En la mayoría de los casos, el gato recién adoptado ha sufrido bruscos cambios en un corto espacio de tiempo, y entre los que se encuentra la propia llegada al nuevo hogar. Tenga en cuenta que este periodo de estrés podrá suponer para él un estado de mayor susceptibilidad a la aparición de determinadas enfermedades.

Es aconsejable que su animal visite al veterinario que a partir de ese momento cuidará de su estado de salud durante el resto de su vida. Trasládele toda la información de que disponga sobre vacunaciones, desparasitaciones, pruebas diagnósticas, etc. de las que tenga conocimiento, y él le aconsejará debidamente sobre los pasos a seguir a partir de ese momento.

En cualquier caso,

  • Vigile que come y bebe con normalidad y que su estado de actividad es el apropiado para su edad.
  • Vigile las deposiciones. Aunque en los primeros días sean blandas debido a los cambios de dieta, poco a poco deben volver a la normalidad y no desembocar en diarrea.
  • Esté pendiente de la aparición de otros posibles síntomas (mocos o legañas, por ejemplo).

Si aparece cualquier problema de este tipo, llévele a su veterinario.

2. ALIMENTACIÓN

La dieta más apropiada para cualquier animal de compañía es un pienso comercial adecuado para su edad y condición física. Nuestra propia comida o la comida casera que podamos cocinar expresamente para ellos muy probablemente presentarán carencias e incluso pueden provocarles trastornos digestivos. Acostúmbrele a consumir exclusivamente su alimento, evitando suministrarle de forma continuada “regalitos” (“golosinas”, porciones de nuestra comida, etc.) que desequilibran su dieta y pueden conducir a la obesidad, además del riesgo de que su gato se vuelva caprichoso con la comida.

Si en cualquier caso desea hacerle un obsequio, utilice los premios especialmente formulados que encontrará en las clínicas veterinarias, tiendas especializadas, o lineales de productos para mascotas de los supermercados.

Recuerde que su gato necesitará un abundante suministro de agua fresca y limpia siempre a su disposición, especialmente si su alimentación está basada en el consumo de pienso seco. Esto le ayudará a prevenir problemas urinarios. Disponga de varios bebederos por la casa, evitando colocarlos junto a la comida, o si es así, evitando que sea este la única fuente disponible. Para aumentar la ingestión de líquidos, algunos expertos recomiendan suministrar a los gatos alimento húmedo al menos una vez por semana.

Contrariamente a la creencia extendida, la leche está contraindicada para los gatos, aunque no el yogurt, el queso o la cuajada.

3. HIGIENE

Los gatos dedican una buena porción de su tiempo a acicalarse, por lo que no serán necesarios los baños o limpiezas por nuestra parte, salvo que esté excepcionalmente sucio. Si su gato es de pelo corto, cepíllele diariamente durante la época de cambio de pelo. Si es de pelo largo, este cuidado deberá mantenerse de forma continua durante todo el año.

Los suplementos alimenticios a base de pasta de malta ayudarán a evitar las bolas que se pueden formar en el estómago de su gato por la ingestión de pelo durante sus sesiones de autolimpieza. También puede encontrar piensos especialmente formulados para disminuir la formación de estas bolas.

Tenga cuidado con el corte de las uñas. Solo se debe eliminar la porción no vascularizada de las mismas. Pídale a su veterinario que le enseñe cómo hacerlo para no causar daño a su mascota.

Un exceso de acicalamiento por parte de su gato puede ser síntoma de incomodidad. Si sospecha que esto sucede, consulte a su veterinario.

4. DESPARASITACIÓN

La desparasitación de perros y gatos es extremadamente importante, tanto para la salud del animal, como para la de las personas que le rodeen.

Antes de su adopción, y durante su estancia en nuestro Centro, el animal habrá sido desparasitado, tanto externa como internamente, de acuerdo con los protocolos establecidos en el propio Centro, y de los que se le habrá informado en el momento de la adopción. A pesar de ello, y especialmente en cachorros, es aconsejable que su veterinario realice un análisis de heces al animal y, en caso necesario, se vuelva a desparasitar.

La desparasitación se realizará a partir de ese momento, y durante toda la vida del animal, con la pauta que recomiende su veterinario y con los productos que este considere apropiados.

Con carácter general, si el animal sale de casa habitualmente, se debe cuidar la desparasitación externa del animal para evitar pulgas y garrapatas. En el caso de la desparasitación interna, es aconsejable su realización cada tres meses.

5. VACUNACIÓN

Entre las 6 y las 8 semanas de edad se debe vacunar al cachorro frente a diversas enfermedades altamente contagiosas para su especie, algunas de ellas mortales, o que provocan secuelas graves, con una dosis de recuerdo algunas semanas después y sucesivas anuales en algunos casos.

Los animales adoptados en nuestro centro es posible que ya hayan recibido alguna dosis de las vacunas más habituales utilizadas en gatos. En el momento de la adopción se le dará información al respecto para que se la traslade al veterinario, quien le indicará si procede revacunar, y en qué momento.

Algunas de las enfermedades que pueden padecer los gatos, y que son prevenibles mediante la vacunación, son: panleucopenia, complejo respiratorio felino y leucemia.

En lo que respecta a la rabia, la vacuna no es obligatoria en el caso de los gatos, pero si está recomendada.

6. REQUISITOS LEGALES

En la Comunidad de Madrid es obligatorio que los perros y gatos estén identificados mediante la implantación de un microchip. Tenga en cuenta que, más allá de la obligación legal, anualmente un buen número de gatos “caseros” ingresan en los centros de recogida tras haberse “escapado” de casa o caído desde ventanas y balcones, siendo imprescindible que el animal esté identificado para poder localizar a su propietario.

Si su gato ha sido adoptado en el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid, estará correctamente identificado, pero recuerde que es su responsabilidad mantener actualizados los datos asociados, un cambio de teléfono o dirección se puede realizar con una simple llamada telefónica al Registro de Identificación de Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid (RIAC), telf. 915645459.

En el caso en el que se produzca un cambio de propietario, recuerde que es imprescindible realizar en el RIAC la correspondiente modificación en los datos sobre la titularidad del mismo. Este trámite no puede realizarse por teléfono, por lo que para ello deberá dirigirse a su veterinario.

En las páginas web del Ayuntamiento de Madrid (www.madrid.es) y de Madrid Salud (www.madridsalud.es) encontrará la información adicional que precise sobre todos estos aspectos, incluida la Ordenanza Reguladora de la Tenencia y Protección de Animales del Ayuntamiento de Madrid.

7. ESTERILIZACIÓN

Se trata de una intervención quirúrgica especialmente sencilla en machos y poco complicada en hembras (excepto que se encuentren en celo o preñadas), que se realiza con anestesia general y que consiste en la extracción de los órganos reproductores.

No solo elimina el celo y previene la llegada de camadas no deseadas, disminuyendo por tanto el número de animales abandonados, sino que evita en unos casos, y ayuda a controlar en otros, algunos problemas orgánicos (embarazos psicológicos, piometras, tumores de mama, quistes ováricos, hiperplasia prostática, tumores testiculares,…) y de conducta (marcaje, agresividad,…).

Recuerde que en el caso de gatos que permanecen habitualmente en casa, la convivencia con animales no castrados (tanto hembras como machos) puede ser muy complicada, dadas las conductas no deseadas que desarrollan relacionadas con su actividad sexual.

En el caso de animales que pueden salir al exterior, es posible que los problemas sean aparentemente menores, pero lo más probable es que nuestra hembra se quede preñada, y como consecuencia tengamos una camada no deseada que de una u otra manera pueda incrementar el problema de los gatos abandonados, haciéndonos directamente responsables de él. En el caso de los machos, aumentará su tendencia al vagabundeo y el riesgo de verse implicado en peleas y accidentes.

Por estas razones, la esterilización de los gatos domésticos está absolutamente recomendada, ya que facilita enormemente la convivencia con ellos, aumenta su esperanza de vida, y contribuye al control del número de gatos sin dueño.

Los animales esterilizados no presentan cambios de carácter ni se vuelven más apáticos, y no es necesario que las hembras tengan al menos una camada para realizarla.

Si lo que le preocupa es que su animal engorde tras la intervención, tenga en cuenta que una alimentación adecuada y ejercicio suficiente mantendrán a su mascota estilizada y en forma.

8. MANEJO DE CONDUCTA

Contacto social y lenguaje de la especie:

Al contrario de lo que sucede con el perro, el gato es un animal de carácter independiente, que elegirá los momentos que considere oportunos para mantener contacto social con quienes conviven con él. Tienen una tolerancia limitada a las caricias, por lo que es necesario aprender a detectar los signos de inquietud (acicalamiento compulsivo o movimiento rápido de la cola) para desistir del contacto y evitar problemas.

Aunque parezcan menos expresivos que los perros, los gatos disponen de un amplio repertorio de señales a través de las que nos comunican sus mensajes. Aprender a conocer e interpretar correctamente su lenguaje permitirá que sepamos en cada momento lo que el animal nos intenta decir. Ello facilitará la convivencia, disminuirá el riesgo de la aparición de problemas, y prevendrá accidentes.

El acercamiento del gato con la cola erguida (perpendicular al suelo), indica un ánimo amistoso por su parte. Sin embargo, el cuerpo y orejas erguidas, la mirada fija hacia delante y el extremo de la cola moviéndose de un lado a otro, muestran una actitud ofensiva a la que es necesario prestar atención, especialmente si se repite con alguna frecuencia, o frente a una persona u otro animal en concreto. Las señales de miedo aparecerán con orejas agachadas, cuerpo contraído y pupilas dilatadas, e indican el deseo del animal de evitar cualquier contacto social.

Nunca debe forzarse la interacción con un gato que muestre una postura ofensiva, ni tampoco cuando presente síntomas de miedo. Déjele tranquilo, en un lugar aislado, hasta que se le pase.

El lenguaje asociado al sentido del olfato es muy importante en esta especie, y explica algunos de sus comportamientos más habituales como son el marcaje facial, el rascado y el marcaje con orina.

Los gatos marcan a sus dueños y a los objetos con sustancias que producen en algunos puntos de su cuerpo y que se denominan feromonas. Las feromonas faciales la depositan en determinadas zonas y objetos de su territorio frotando su cara contra estos.

Con las feromonas de sus patas marca el territorio y avisa a posibles competidores de su presencia. Este comportamiento va asociado al rascado, mediante el que deja señales visuales persistentes. Es necesario buscarle un sitio que pueda arañar, sea un rascador comercial o sea de fabricación casera.

El marcaje con orina, se produce en contextos relacionados con la actividad sexual, y ante situaciones de estrés.

Estos dos últimos comportamientos pueden ser causa de problemas en casa. Consulte a su veterinario sobre la forma de corregir o evitarlos cuando se producen en lugares inapropiados.

En cuanto al leguaje vocal, esté atento a los sonidos que emita su gato, y aprenda a interpretar su significado. Tenga en cuenta que, en el caso del ronroneo, suele ser síntoma de bienestar, aunque también puede aparecer en situaciones de dolor o cuando están enfermos.

El adiestramiento:

Los gatos son especialmente adictos a la rutina y reaccionan mal ante los cambios, así que establezca pautas regulares en casa, y aténgase a ellas. Su punto de alimentación, bandeja de deposiciones, lugar de descanso, etc. deberán respetarse en la mayor medida posible. Dedique un buen rato a pensar donde va a colocar “sus” cosas, y evite cambiarlas continuamente de sitio.

Ofrézcale lugares adecuados para realizar aquellas conductas de las que pueden derivar problemas (rascado y eliminación de heces y orina fundamentalmente), y felicítele cuando los utilice, especialmente las primeras veces.

Si es necesario realizar algún cambio en casa o en la vida del animal, es muy importante que, en la medida de lo posible, este sea gradual. Los preparados de feromonas sintéticas pueden ayudar. Pregunte a su veterinario, y él le aconsejará.

Pautas, límites, premios y correcciones:

Los animales aprenden a repetir aquellos comportamientos que resultan premiados y a evitar los que tienen consecuencias desagradables o indiferentes. Podemos enseñar a nuestro gato mediante refuerzo positivo, es decir, mediante acciones que premien las conductas que nos gustan. Estos premios pueden ser juegos o porciones pequeñas y sabrosas de comida.

En cuanto a pautas y límites, debemos ser constantes en lo que se refiere a las que le marquemos a nuestra mascota.

Deje a su gato algunos sitios altos a los que pueda trepar. Les gustan los armarios, los poyetes de las ventanas (sobre todo si pueden asomarse al exterior y entretenerse mirando), y en general, cualquier sitio donde se esté cómodo, calentito, y desde donde puedan observar la actividad de la casa o echarse tranquilamente la siesta. Reserve para su gato algunos sitios tranquilos, donde él se pueda esconder y no se le moleste. Los gatos necesitan ratos de soledad y tranquilidad.

Si a su gato le gusta asomarse a las ventanas o a la terraza, tenga mucho cuidado con el riesgo de caídas. Como les encanta asomarse, y perseguir todo lo que se mueve, no es infrecuente que un gato asomado intente cazar un pájaro, se despiste y se caiga. Procure cerrar bien las ventanas, o poner una tela mosquitera para que el gato no pueda saltar.

No riña al animal cada vez que muestre un comportamiento no deseado. Ofrézcale alternativas y prémiele cuando haga lo que usted desea.

Hay que señalar que si no hemos podido o no podemos evitar el comportamiento no deseado, la mejor respuesta será ignorarlo. Si el animal se ha subido a un lugar no permitido, bájelo, y ofrézcale una alternativa. En estos casos, puede ser útil utilizar algún truco que convierta esa experiencia en algo incómodo (plásticos resbaladizos para las cortinas, suave cinta adhesiva de doble cara en algunas superficies, etc.).

Evite en todo momento utilizar el castigo (cualquier castigo) como medida de corrección. Provoca miedo, falta de bienestar, agresividad y además no enseña al animal aquello que deseamos que aprenda.

Si las conductas no deseadas se mantienen, no deje pasar mucho tiempo sin acudir a un veterinario experto en comportamiento que le indicará las pautas o tratamientos concretos que convengan en cada caso. No deje que el problema se vuelva crónico o que la relación con su animal se deteriore por ese motivo: cuanto antes acuda a un especialista, más fácil será resolver el problema.

9. HÁBITOS HIGIÉNICOS

La bandeja de deposiciones será utilizada de forma natural por su gato si se encuentra en un lugar tranquilo, lejos del comedero, es suficientemente amplia y fácilmente accesible, y la capa de arena es lo bastante gruesa y se mantiene limpia. A muchos gatos no les gustan las bandejas cubiertas, tenga esto en cuenta a la hora de elegir la suya.

Si tiene varios gatos, no será suficiente con una bandeja para las deposiciones. Deberá proporcionarles un número suficiente de ellas y colocarlas en ubicaciones alejadas, para que ninguno se sienta incómodo por la presencia de otro gato cuando desee ir a hacer “sus cosas”.

La aparición de heces u orina fuera de la bandeja puede indicar que su gato no se encuentra a gusto con ella. Revise los factores de confort que hemos señalado en el primer párrafo. En caso de que sean los adecuados, consulte a su veterinario por si el motivo fueran causas orgánicas (generalmente, problemas del aparato urinario).

La presencia de orina fuera de la bandeja puede deberse también a la aparición de conductas de marcaje por diversos motivos, especialmente relacionados con el estrés y la madurez sexual. Su veterinario le podrá dar algunas pautas para eliminar o reducir esta conducta, incluyendo la mejora del entorno del animal y la castración en aquellos casos en los que proceda.

1. SU SITIO

Los primeros días prepare para su gatito un lugar seguro y confortable. Escoja los lugares de su casa donde pueda poner sus cosas, Decida con el resto de la familia qué es lo que el cachorro va a poder hacer, y qué es lo que no (dormir en las camas, subirse a la encimera de la cocina,…) y mantengan siempre las mismas reglas, para no desconcertar al animal.

Preste especial atención a la seguridad del entorno, recuerde que los gatitos son extremadamente curiosos, y que su afán exploratorio puede ponerles en peligro.

2. JUEGO Y JUGUETES

En los gatos, el juego es la base de su socialización y constituye un sensor de bienestar puesto que desaparece en los animales enfermos o cuando están en entornos inadecuados.

Juegue con el gatito a menudo, le encantarán aquellos juegos que simulan la caza de presas pequeñas, objetos a los que pueda darle zarpazos, y lugares en los que pueda jugar a esconderse (cajas y bolsas de papel).

Si en el caso de los gatitos es muy importante establecer un periodo de adaptación para que se acomode a su nuevo hogar, si el gato adoptado o adquirido es adulto, esta adaptación habrá de ser aún más cuidadosa.

Recuerde que el gato es “alérgico” a los cambios. A su llegada a casa debemos tener esto en cuenta, de forma que se facilite al máximo su adaptación al nuevo entorno y circunstancias.

Puede ser aconsejable disponer de una primera habitación de aclimatación, en la que el animal disponga de todo lo que necesita, ampliando poco a poco este espacio, a medida que el gato vaya sintiéndose más confiado.

No fuerce nunca las interacciones con el animal. Atráigalo con una golosina y acaríciele entonces, pero déjele irse en cuanto perciba que desea hacerlo.

Si tiene otros animales en casa, realice con cautela las “presentaciones”. Si detecta algún tipo de animadversión, consulte a su veterinario que le podrá dar algunos consejos concretos.

Recuerde que, como ya hemos señalado, los gatos tienen gustos solitarios y hábitos territoriales dentro de casa, y la convivencia entre varios ejemplares puede ser complicada. A diferencia de lo que sucede en el caso de los perros, en ocasiones, adoptar un gato para que haga compañía a otro que ya tenemos puede no ser una buena idea, especialmente si se trata de dos machos. Sea cauto antes de decidir introducir un gato más en casa.