Objetivos: Proporcionar espacio de reflexión para favorecer la mejor adaptación a los cambios del proceso de envejecimiento, facilitar una mejor comprensión y mejor abordaje de los conflictos presentes y pasados de este periodo de la vida, conseguir una mayor capacidad de autonomía e independencia, impulsar la participación en la sociedad, restablecer actividades y relaciones, sustituir perdidas, evitar el aislamiento, estimular las capacidades cognitivas y creativas, mejorar la actividad física y disfrutar del ocio.

Dirigido: a personas mayores de 65 años en situación de vulnerabilidad, mayores con situaciones de especial riesgo (duelos recientes, aislamiento, problemas sociales), mayores que presentan trastornos afectivos, adaptativos o de ansiedad.

Metodología: Grupos de 10-14 personas, de periodicidad semanal, de una hora y treinta minutos, y de 8 a 9 meses de duración.

Se realizan: técnicas de expresión de dificultades, de comunicación, de participación, dramatización. Se realiza una evaluación individual pre y post a intervención.