Este taller, de carácter generalista, está estructurado en ocho sesiones de dos horas cada una en las que se tratan los temas relacionados con los principales problemas de los mayores: alimentación, actividad física, memoria, accidentes, autocuidados y hábitos saludables (higiene, aspecto y cuidado del cuerpo, incluida la salud bucodental; estado de ánimo y sueño, sexualidad; incontinencia; estreñimiento; tabaco; alcohol; medicamentos; vacunas); convivencia y recursos sociales; se practica relajación y se realiza una tabla de estiramiento y movilidad articular.

Se contextualiza el envejecimiento como un proceso activo en el que se puede intervenir y se utiliza una metodología activa, basada en el aprendizaje significativo, útil en la educación de adultos. Se parte de los conocimientos y experiencia que toda persona posee, de la reflexión y análisis sobre ellos, de la incorporación de otros nuevos adquiridos durante el proceso de aprendizaje y de la comparación entre ellos. Se utilizan diferentes técnicas apropiadas a cada una de las fases. Se trabaja en las esferas cognitiva, emocional y la de las habilidades.