Prevención y Promoción de la Salud 2018-04-13T09:27:51+00:00

La Estrategia Barrios Saludables 2016-2019 es un desarrollo y profundización de la anterior Estrategia Gente Saludable 2010-2015 en el marco de la nueva orientación política e institucional del Área de Gobierno de Salud, Seguridad y Emergencias para el periodo 2015-2019, definida en el Plan Madrid Cuidad de los Cuidados. El objetivo principal de la estrategia Barrios Saludables (BS) es que los recursos de la salud pública municipal contribuyan, junto con otras instituciones o colectivos, a la promoción de la salud de los y las madrileñas y la prevención de sus principales problemas de salud, facilitando los cuidados en la vida cotidiana desde la triple perspectiva de la salud comunitaria, la salud en todas las políticas y de la equidad en salud e incorporando la perspectiva de género, la corresponsabilidad, la ética de los cuidados y el respeto a la autonomía y la diversidad.

 

 

  1. La Perspectiva de salud comunitaria supone:
  • Considerar el barrio como ámbito privilegiado de análisis e intervención para mejorar la salud y la equidad en salud.
  • Intervenir sobre la vida cotidiana y sus malestares
  • Poner el acento no solo en los riesgos para la salud, sino en los activos en salud, es decir, en los factores que producen salud en un territorio (enfoque de Salutogénesis)
  • La participación ciudadana y empoderamiento comunitario
  • La perspectiva de género y el fomento de la corresponsabilidad en los cuidados
  • Guiarse desde la ética de los Cuidados y el respeto a la Autonomía y Diversidad de las personas.

 

  1. La salud en todas las políticas municipales. Es decir, la idea de que el mayor impacto en salud que pueden producir los ayuntamientos no se produce por decisiones que se tomen en el área de salud, sino por decisiones y políticas públicas no sanitarias. Por ello debemos:
  • Influir sobre las mismas para impulsar cambios en la ciudad y sus barrios, que faciliten la adopción de formas de vida más saludables y minimicen los riesgos para la salud.
  • Buscar alianzas y espacios intersectoriales, principalmente con servicios sociales, educativos, medioambientales, urbanismo, seguridad, deportes y cultura
  • Promocionar la evaluación de impacto en salud y en equidad en salud de las políticas públicas.

 

  1. Equidad en salud. Los principales problemas de salud están determinados socialmente, siguiendo unos ejes de desigualdad (clase social, género, etnia, situación migratoria, laboral, etc); lo que explica las diferencias de salud y esperanza de vida por gradiente social y por barrios. Debemos identificar y abordar estos determinantes sociales de la buena y mala salud en nuestras intervenciones, y contribuir a reducir la brecha en equidad en salud. Para ello, seguiremos una estratega de “universalismo proporcional”, dando servicio a toda la población, pero con una cobertura más intensiva a los barrios y grupos sociales más vulnerables.