Cucarachas
Chinches
Roedores
Garrapatas
Aves urbanas
Avispas/Abejas
Mosquitos
Otras plagas

La presencia de ratas en interiores de viviendas, locales, etc… se considera inaceptable en términos de salud pública, prevención de daños y/o estética-calidad de vida. En este tipo de entornos se aplica siempre el principio de “tolerancia o umbral de plaga cero”.

Por tanto, el acceso de un solo ejemplar de rata o ratón en una vivienda o local destinado a procesado o almacenamiento de alimento ya es un problema en sí mismo. Además de aplicar las medidas adecuadas de prevención de acceso de roedores a edificaciones (ver documento técnico correspondiente), resulta importante establecer un procedimiento de vigilancia periódica encaminada a comprobar que todo está bajo control y que no se ha producido infestación.

En el caso de producirse ésta, el procedimiento de vigilancia garantizará un diagnóstico precoz y, por tanto, un mejor control del riesgo para la salud y un control más eficiente.

En el caso de locales públicos, establecimientos sujetos a la normativa y control de seguridad alimentaria (industria alimentaria, cafeterías, restaurantes, etc …) esta vigilancia está garantizada en la medida que esas actividades requieren, por ley, de un asesoramiento de empresas de control de plagas.

En el caso de viviendas particulares, este control externo podría no existir por lo que cobra especial importancia el hecho de que el propio vecino sepa reconocer indicios o señales precoces de actividad de roedores. En ese escenario, nuestro consejo siempre es solicitar ayuda especializada (vgr. empresa de control de plagas actuante en la comunidad de propietarios, etc…).

En todo caso, considere siempre como la mejor opción el consultar con profesionales del control de plagas. Los biocidas (rodenticidas) de uso doméstico que se venden de modo libre nunca son eficaces si se utilizan “incorrectamente”, es decir, si no se han identificado previamente los factores medioambientales concurrentes, algo que no siempre está al alcance del ciudadano. Adicionalmente, los rodenticidas mal utilizados pueden ser peligrosos para el ser humano, los animales domésticos y/o para la fauna salvaje. Nunca instale cebos rodenticidas de manera que pueda ser accesible a niños y/o animales ¡!.

En orden a interpretar adecuadamente los indicios, resulta conveniente considerar que éstos no siempre son evidentes a simple vista y que podrían, sin embargo, resultar más obvios en un falso techo, detrás de un tabique, en la parte posterior de un mueble, etc… Piense que los roedores son capaces de utilizar existosamente los huecos, espacios y las conducciones técnicas que presentan nuestros edificios ¡! (cámaras sanitarias, patinillos, “falsos techos”, “falsos tabiques”, “falsos suelos”, tarimas, etc…)

Ratón doméstico

La presencia de ratas en interiores de viviendas, locales, etc… se considera inaceptable en términos de salud pública, prevención de daños y/o estética-calidad de vida. En este tipo de entornos se aplica siempre el principio de “tolerancia o umbral de plaga cero”.

Igual criterio se aplica a otros escenarios exteriores, tales como vía pública, zonas ajardinadas, solares, etc… donde la presencia de ratas debe (es) objeto de vigilancia permanente.

En el interior del sistema de alcantarillado público, la situación es ligeramente diferente. En este ambiente subterráneo, resulta técnicamente imposible asumir ese criterio tan estricto y, en la práctica, la lucha frente a las ratas se basa en una limpieza y mantenimiento diligente y en el uso continuado de medios de control basados en el uso de cebos rodenticidas. En este escenario, el umbral de plaga no es cero, se acepta la presencia de un cierto nivel de infestación controlada.

Técnicos de Madrid Salud revisando el alcantarillado
Cebos

Técnicos de Madrid Salud revisando – desratizando el alcantarillado municipal: Los cebos rodenticidas (bloques) son fijados en el interior del pozo-registro. Su supervisión posterior es utilizada para evaluar el nivel de infestación y establecer mapas de distribución poblacional.

No obstante, las ratas son animales salvajes de vida libre, extremadamente móviles y ágiles, capaces de desplazarse a donde más les conviene: donde encuentran comida (basura), agua y un lugar protegido para reproducirse y cuidar a su progenie.

Por tanto, el riesgo de acceso de ratas a inmuebles es una hipótesis real. ¿Cómo evitarlo?:

  1. Evite crear un ambiente exterior favorable a las ratas.“Un animal que merodea acaba entrando”. Resulta por tanto una opción inteligente evitar que el entorno inmediato de nuestras casas resulte atractivo a plagas; Para ello, entre otras medidas:
    • No elimine residuos alimentarios por el inodoro-WC. Esos residuos llegan al alcantarillado y atraerán ratas hacia la acometida (conexión del saneamiento privado a los colectores municipales).
    • Gestione adecuadamente las basuras, depositando éstas en los lugares (contenedores) y en los horarios establecidos por la municipalidad. Mantenga cerrados los contendores que deben ser objeto de limpieza exterior regular.
    • No deposite basuras fuera de los puntos establecidos. Los residuos arrojados a solares, jardines, etc… aparte de afear la ciudad y generar gastos innecesarios de limpieza, son siempre el origen de graves problemas con plagas ratas, cucarachas, etc….
    • Evite puntos de retención y /o pérdidas de agua en sótanos, patios, etc…. Aparte de ser origen de posible problema de insectos (mosquitos, cucarachas, termitas subterráneas, etc …), las ratas resultan con frecuencia atraídas por esta circunstancia.
  2. “Blinde” su casa frente a roedores.

    Las ratas son animales pequeños y ágiles, capaces de realizar verdaderas “proezas físicas” y acceder a lugares inverosímiles. Por tanto, la protección total probablemente sea imposible. … No obstante, mucho es lo que se puede hacer para dificultarse el acceso, piense que muchos de ls problemas de plaga son debidos a errores de diseño y/o falta de mantenimiento de los inmuebles. Vamos a revisar algunas de esas estrategias:

    En todo caso, considere siempre como la mejor opción el consultar con profesionales del control de plagas. Los biocidas (rodenticidas) de uso doméstico que se venden de modo libre nunca son eficaces si se utilizan “incorrectamente”, es decir, si no se han identificado previamente los factores medioambientales concurrentes, algo que no siempre está al alcance del ciudadano. Adicionalmente, los rodenticidas mal utilizados pueden ser peligrosos para el ser humano, los animales domésticos y/o para la fauna salvaje. Nunca instale cebos rodenticidas de manera que pueda ser accesible a niños y/o animales ¡!.