Sí, es necesario lavar las frutas y las verduras con objeto de eliminar los posibles restos de plaguicidas, parásitos, insectos y microorganismos. En el caso de las frutas o verduras que se consuman crudas, es recomendable su desinfección con productos aptos para uso alimentario que eliminen posibles microorganismos, salvo las ya higienizadas previamente.