Antes de realizar un tatuaje, el tatuador debe exigir que se deje constancia por escrito de la conformidad para hacérselo (“consentimiento informado”). En el caso de los menores de edad serán sus padres o representantes legales los que firmen dicha autorización. El menor que no esté emancipado no puede prestar su consentimiento de forma autónoma. Recuerde que el establecimiento debe estar inscrito en el Registro de Establecimientos de Tatuaje, Micropigmentación, Perforación Cutánea (Piercing) u otras Prácticas Similares de Adorno Corporal, dependiente de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.