En principio es compatible realizar el tratamiento y continuar con una vida laboral activa, pero es posible que en algún momento del proceso y sólo de forma temporal, sea necesaria una baja laboral que se tramita en coordinación con los médicos de Atención Primaria.