Aunque no se sea el propietario, cualquier paseante del animal requiere disponer de licencia. Es un documento personal del que se debe disponer para pasear el animal, se sea propietario o no.