Los selladores consisten en un resina sintética que rellena los surcos de los molares recién erupcionados, que es precisamente cuando son más sensibles a la caries, facilitando en el cepillado la eliminación de la placa bacteriana . Es una medida inocua y segura.