La temperatura debe ser de +5ºC, teniendo la precaución en verano de bajar la temperatura a +3ºC o +4ºC. Cuanto más baja sea la temperatura de refrigeración, más difícil será el crecimiento bacteriano.