El éxito en el tratamiento está en función de la consecución de los objetivos terapéuticos que se plantea el profesional con el paciente. Existen programas orientados a la abstinencia y programas de reducción del daño y riesgos en personas que no pueden o no quieren dejar su adicción.