Es importante buscar el momento adecuado para hablar. Con nuestros hijos tenemos que aprender a escuchar y evitar hacer juicios ‘a priori’. Y cuando tenemos que explicar nuestro punto de vista: utilizar mensajes breves y directos, pero ser flexibles a la hora de negociar.