Como la realización de ejercicio físico aumenta el volumen de aire inspirado, como norma general se recomienda limitar las actividades deportivas al aire libre, sobre todo durante la tarde, que es cuando los niveles de este contaminante son más elevados.