El tatuaje y el anillado (piercing) son técnicas de adorno corporal utilizadas desde hace miles de años por el hombre de distintas culturas, con fines y significados diferentes. El tatuaje mas antiguo se encontró en 1991, en un glaciar, donde apareció la momia de un cazador de la era neolítica, con la espalda y las rodillas tatuadas. Hasta entonces la persona tatuada más antigua era la momia de la sacerdotisa egipcia Amunet, adoradora de la diosa Hathor. Se piensa que el termino tatuaje etimológicamente proviene de la palabra “ ta”, de origen polinesio, que significa golpear o del sonido “tau – tau ” utilizado para hablar del choque entre dos huesos sobre la piel.

En los últimos años ha aumentado la frecuencia de personas, sobre todo jóvenes, que se realizan un tatuaje o un anillado (piercing) en nuestro medio. Estas técnicas de adorno corporal no están exentas de riesgos para la salud, ya que al realizarse se produce la ruptura o perforación de la piel o mucosas. En el tatuaje al introducir tintas atravesando la piel para decorarla con dibujos, y en el anillado al perforar cualquier parte del cuerpo con la finalidad de prender objetos de metal u otros materiales.

Esta circunstancias hicieron necesario regular los establecimientos donde se realizaban dichas técnicas y en mayo de 2000 el Ayuntamiento de Madrid aprobó la “Ordenanza reguladora de las condiciones higiénico–sanitarias y técnicas de peluquerías, institutos de belleza y otros servicios de estética“, donde se indicaban las condiciones técnicas e higiénico – sanitarias que deben cumplir los establecimientos de la capital que realizan estas prácticas, así como condiciones de funcionamiento. Posteriormente se vieron complementados en el Decreto 35/2005 de la Comunidad de Madrid, ”por el que se regulan las prácticas de tatuaje, micro pigmentación, perforación cutánea (“ piercing “) u otras similares de adorno corporal”. El citado Decreto regula las condiciones de instalaciones, equipamiento, instrumental, productos, materiales, medidas generales de higiene y protección del personal, los cursos de formación que debe realizar los profesionales y la creación de un registro donde deben estar inscritos todos estos centros.

En el supuesto, de que este pensando en realizarse una de estas prácticas, a continuación le damos algunas recomendaciones e información que le pueden ser de utilidad:

1- Antes de realizarse las prácticas

Es conveniente que medite la decisión y piense en la zona que se lo va a realizar. No todas tienen el mismo riesgo.

Si padece alguna enfermedad o trastorno así como si toma alguna medicación, consulte con el médico por si desaconseja su realización.

Es importante, que se informe debidamente de los posibles riesgos y complicaciones que pueden surgir (alergias a las tintas o a los materiales utilizados, infecciones, cicatrices deformes, etc.)

Sepa que el profesional que realiza la técnica le debe informar, previamente a esta, de manera comprensible y por escrito, de todas las particularidades de lo que se va hacer, sus eventuales riesgos y cuidados posteriores. Si tiene alguna duda conviene que la pregunte.

Además en la zona de espera del establecimiento habrá un folleto informativo o un cartel donde, como mínimo, le informen sobre las prácticas que se realizan en el centro, los riesgos sanitarios y complicaciones, cuidados necesarios hasta la cicatrización, consentimiento informado, condiciones de reversibilidad de las distintas prácticas y precios con impuestos incluidos de los servicios que se prestan.

Recuerde que antes de la realización del tatuaje o anillado firmará un consentimiento informado, que conviene leer detenidamente, porque contiene información importante. En el caso de menores de edad no emancipados, deberá prestarse por sus padres o tutores legales.

2- Durante su realización

Sepa que el profesional debe usar guantes de tipo quirúrgico, estériles, de un solo uso en cada aplicación. Así como utilizar ropa y calzado limpio y de uso exclusivo.

Los utensilios y materiales que atraviesen o penetren la piel, las mucosas u otros tejidos como son las agujas, cuchillas, jeringuillas y similares serán estériles, de un solo uso , envasados y sellados hasta ser utilizados.

Los materiales del piercing deberán estar envasados individualmente y esterilizados.

Las tintas para el tatuaje se colocaran en recipientes estériles, de un solo uso.

Los utensilios de rasurado y afeitado serán de un solo uso. No se pueden usar navajas tradicionales u otros utensilios de hojas no desechables.

3- Una vez realizado el tatuaje o el anillado

Cuide correctamente la herida hasta su cicatrización, siga las instrucciones que le den en el establecimiento. Sepa que varían según sea un tatuaje o un anillado.

Acuda al médico si aparece cualquier complicación y/o síntoma (fiebre, enrojecimiento y/o inflamación, dolor o molestias en la zona donde se lo realizó)

Recuerde que parte de los riesgos que pudieran surgir al realizarse estas técnicas se pueden minimizar si elige un establecimiento que garantice unas correctas normas de higiene, disponga de unas instalaciones adecuadas y de unos profesionales cualificados.

-Departamento de Salud Ambiental-