Sistemas de calidad diferenciada

Desde hace ya varios años, las preferencias de los consumidores españoles y europeos en general, tienden a orientarse hacia productos más sanos, nutritivos, y sabrosos.

En respuesta a esta necesidades, los productores se afanan por ofrecer productos de mayor calidad. Sin embargo, en un mercado cada vez más competitivo, cuando un producto alimenticio adquiere cierta reputación y prestigio, aumenta el número de imitaciones, falsificaciones,…etc, éstas terminan por confundir al consumidor y se convierten en una competencia desleal y un desaliento para el fabricante.

En este contexto, la Unión Europea en 1992, creó unos sistemas de valoración y protección para ciertos productos que presentan un valor añadido, con dos fines claros: por un lado, promover un mayor desarrollo y protección de los productos alimenticios, estimulando una producción agrícola variada, y por otro, hacer efectivo el derecho a una información veraz y eficaz que tiene el consumidor. Estos sistemas corresponden a:

denominación de origen

Denominación de Origen Protegida (DOP): La producción, transformación y elaboración del producto deben realizarse en una zona geográfica determinada, con unos conocimientos específicos reconocidos y comprobados. El producto demostrará tener unas características que sólo son posibles gracias al entorno natural y a lashabilidades de los productores de la región con la que está asociado. Ejemplo: “Jamón de Teruel”.

indicación geográfica protegida

Indicación Geográfica Protegida (IGP): el vínculo del producto con el medio geográfico sigue presente en al menos una de las etapas de producción, transformación o elaboración, llevando este logotipo siempre que reúnan unas determinadas condiciones de calidad. Ejemplo: “Jamón de Trévelez”.

especialidad tradicional garantiizadda

Especialidad Tradicional Garantizada (ETG): La ETG no hace referencia al origen, sino que tiene por objeto destacar una composición tradicional del producto o un modo de producción tradicional. Es decir, está destinado a productos que tienen unas características distintivas de otros productos similares pertenecientes a la misma categoría porque, o bien están compuestos por materias primas o ingredientes tradicionales, o bien se han elaborado siguiendo métodos tradicionales. Ejemplo: “JAMÓN SERRANO”.

Agricultura ecológica

Agricultura ecológica: el producto alimenticio ha sido producido siguiendo métodos ecológicos aprobados que respetan el medio ambiente y el bienestar animal, además de cumplir las estrictas exigencias de la producción ganadera.

El jamón serrano

Se define el “jamón” como la pieza osteomuscular correspondiente a la extremidad posterior del cerdo, seccionada por la sínfisis isquio-pubiana, constando de los huesos correspondientes, así como la masa muscular que los envuelve, que habrá de proceder de cerdos sanos sacrificados cumpliendo lo exigido por la legislación vigente.

La palabra “serrano” posiblemente tenga su origen en el proceso de curación del jamón, ya que para su elaboración son necesarias temperaturas frías, propias de las zonas geográficas de montaña o “sierra”.

El Jamón Serrano es un alimento recomendado en una dieta sana y equilibrada como es la Dieta Mediterránea. Su valor energético es bajo (160 kcal./100g) y contiene proteínas de alto interés nutricional (aporta aminoácidos esenciales). Contiene un buen equilibrio lipídico (4,5 %) con una alta cantidad de oleico (cardiosaludable). Posee vitaminas muy importantes, como son las del grupo B (tiamina-B1,niacina-B3, riboflavina-B2, piridoxina-B6) y minerales esenciales para el organismo, como el zinc y el hierro. Además, al contrario de lo que se pueda pensar, es un alimento de fácil digestibilidad por su bajo contenido en colágeno.

Carácter tradicional

Una de las técnicas más antiguas utilizadas por el ser humano para prolongar la vida de los alimentos, es la salazón o conservación de los alimentos en sal.

Las primeras referencias escritas de la salazón de carne de cerdo aparecen en la época romana, lo que llamaron “cecina de carne” de cerdo, con indicaciones de cómo debía realizarse el sacrificio del animal, despiece, salazón y tiempo de secado según la climatología, y que siguen aún en vigencia. De ésta época, los romanos hablan de los famosos jamones “cerretanos” de Hispania.

También existen numerosas referencias escritas de ilustres autores españoles como el Arcipreste de Hita, Cervantes, Lope de Vega,.. que demuestran la importancia que tiene el jamón en nuestro país.

En la actualidad, el proceso de elaboración del jamón serrano reproduce este método tradicional. Comienza con una primera fase de salazón, necesaria para la conservación del producto, seguida de la maduración-secado, en el transcurso de la cual se consiguen los caracteres sápidos y aromáticos a través de mecanismos bioquímicos de naturaleza microbiológica y enzimática.

El jamón serrano como especialidad tradicional garantizada

Hace unos años, la presencia en el mercado de un excesivo número de jamones mal elaborados, con tiempos de curación cortos,…etc, junto a la falta de lealtad en su comercialización, propició que varias agrupaciones de productores de porcino se unieran y solicitaran al Ministerio de Agricultura, en el año 1998, el registro de “Jamón Serrano” como producto específico, de acuerdo con el Reglamento CEE 2082/1992 del Consejo.

Así, con el objeto de proteger esta industria, se aprueba el Reglamento 2419/1999, que incluye el “Jamón Serrano” como “Especialidad Tradicional Garantizada”. A partir de entonces, en todo el ámbito de la U.E., este producto tendrá que elaborarse y comercializarse de acuerdo con el citado Reglamento, con registro a nivel comunitario y por tanto, los productores están obligados a cumplir unos requisitos mínimos obligatorios en cuanto a su elaboración:

REQUISITOS ESPECÍFICOS DEL “JAMÓN SERRANO
Pesos mínimos en sangre 9,2/9,5 kg según clase
Espesor de grasa mínimo 0,8 cm según zona
Temperatura máxima 3º C en el interior de la pieza, en el momento de la recepción y salazón
Tiempo de curación mínimo 210 días, contados desde el inicio de salazón
Merma mínima 33% sobre el peso en sangre
Índice de secado y contenido máx de sal Tal y como se indica en características físico-químicas

 

CARACTERÍSTICAS ORGANOLÉPTICAS
COLORACIÓN Y ASPECTO AL CORTE Color característico del rosa al rojo púrpura en la parte magra y aspecto brillante de la grasa. Homogéneo al corte. No reseco exteriormente “acortezado”.
SABOR Delicado, poco salado.
AROMA Agradable y característico, sin detectarse ningún tipo de olor o sabor anómalos.
TEXTURA Homogénea ,poco fibrosa y sin pastosidad ni reblandecimiento.

 

CARACTERÍSTICAS FÍSICO QUÍMICAS
GRASA Brillante, untuosa, de coloración entre blanco y amarillenta, aromática y de sabor grato. Consistente variable ligeramente, siendo firme en masas musculares y levemente depresible en zonal de tejido adiposo.
ÍNDICE DE SECADO Contenido acuoso máximo sobre producto desengrasado del 57%

Gradiente de humedad de 12% máximo

SALINIDAD Contenido máximo de cloruro sódico de 15%

Por lo tanto, el jamón curado comercializado bajo la denominación “Jamón Serrano” debe ser elaborado siguiendo un estricto pliego de condiciones. El fabricante deberá asegurar el cumplimiento del protocolo de fabricación descrito en el pliego de condiciones, para lo cual tiene que realizar los autocontroles correspondientes, así como registrar y conservar dicha documentación. A su vez, serán controlados y validados por entidades de certificación externas, que mediante auditorías comprobarán que el fabricante cumple los requisitos del pliego de condiciones.

Etiquetado

Terminada la auditoría, un Comité de Certificación concederá el Certificado de Conformidad, que confiere el derecho a usar en el etiquetado el nombre registrado de “Jamón Serrano” junto a la mención “Especialidad Tradicional Garantizada” o bien el logotipo comunitario (esto último es opcional). Deberá figurar la indicación del organismo independiente de control (todo ello, sin perjuicio de las indicaciones obligatorias del R.D. 1334/1999 y el sello de maduración). El resto de jamones no favorables deberán comercializarse con la denominación: “jamón curado”.

Conclusión

El Jamón serrano es un producto genuino y representativo de la gastronomía española tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Con la certificación lo que se pretende es que el “Jamón Serrano” mantenga el modelo de elaboración tradicional, que permita conservar las cualidades de la materia prima, que dan su sabor y aroma característicos, convirtiéndose así, en una garantía de calidad para el consumidor.

Bibliografía

  • REGLAMENTO (CE) 509/2006, de 20 de marzo de 2006, sobre las especialidades tradicionales garantizadas de los productos agrícolas y alimenticios.
  • REGLAMENTO (CE) Nº 2419/1999 DE LA COMISIÓN de 12 de noviembre de 1999 que completa el anexo del Reglamento (CE) 2301/97 relativo a la inscripción de determinadas denominaciones en el registro de certificaciones de características específicas establecido en el Reglamento (CEE) 2082/92 del Consejo relativo a la certificación de las características específicas de los productos agrícolas y alimenticios
  • REAL DECRETO 998/2002, de 27 de septiembre, por el que se establecen normas internas de aplicación de los reglamentos comunitarios sobre certificación de las características específicas de los productos agrícolas y alimenticios.
  • Fundación Jamón Serrano. Memoria de actuaciones. Año 2005.
  • Revisión de los Parámetros Físico-Químicos establecidos en la E.T.G. para “Jamón Serrano”. Rev. Alimentaria. Dic 06/ene 07.
  • Denominación de Origen e Indicaciones Geográfica protegida. Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación:http://www.mapa.es/es/alimentacion/pags/Denominacion/consulta.asp
  • Badiola, I;Marcos Aguiar, D. 2000 Guía del Jamón Curado español. Ministerios de Agricultura Pesca y Alimentación.