lactantebiberon

1.-Introducción

La leche materna está recomendada internacionalmente como la mejor fuente de nutrición para los lactantes. No obstante, en ocasiones puede ser insuficiente o no estar disponible y, por consiguiente, es posible que sea necesario complementar o reemplazar la leche materna. En estos casos, una de las opciones alimentarias es el uso de preparados en polvo para lactantes.

2.- Productos implicados

  • Preparados para lactantes y preparados para usos médicos especiales destinados a los lactantes, utilizados como fuente única de nutrición o complemento parcial de la leche materna.
  • Preparados de continuación que se utilizan junto a otros alimentos como parte de la dieta de destete en lactantes.

Estos productos deshidratados no son estériles. La esterilización del producto final, manteniendo la calidad de los nutrientes y demás compuestos adicionales, únicamente sería posible mediante irradiación, y en ese caso, las dosis que se necesitarían para inactivar Chronobacter sakazakii en estado seco, producirían un deterioro organoléptico del producto. Por consiguiente, su inocuidad microbiológica actualmente depende, en parte, del cumplimiento riguroso de las buenas prácticas de higiene tanto durante la fabricación como durante el uso.

3.- Chronobacter sakazakii y poblaciones de riesgo

bacteria bebe

  • Chronobacter sakazakii es una bacteria de la familia Enterobacteriaceae, patógeno emergente oportunista. Se trata de un microorganismo con clara acción contaminante, que afecta sobre todo a los bebes recién nacidos (menores de 28 días), en particular los prematuros, con bajo peso al nacer (‹ 2,5 kg) o con inmunodepresión. También tienen riesgo los lactantes cuyas madres son VIH- positivas, debido a que pueden requerir específicamente preparados para lactantes y pueden ser más susceptibles a la infección.El estómago de los recién nacidos, en particular de los prematuros, es menos ácido que el de los adultos y posiblemente éste sea un factor importante que contribuye a la supervivencia de la infección por Chronobacter sakazakii en los lactantes.
  • La información científica disponible (FAO/OMS) nos indica, que los productos en polvo para lactantes que no han sufrido esterilización, pueden estar contaminados por microorganismos patógenos, entre ellos el Chronobacter sakazakii, pudiendo ser la causa de infecciones y enfermedades en los lactantes (sepsis, meningitis, enterocolitis, etc.), en un bajo porcentaje de la población infantil. Se determinó una tasa de infección entre lactantes de 1 por 100.000 y en los recién nacidos con bajo peso al nacer de 8,7 por 100.000. Se ha llegado a la conclusión de que en el 85% de los casos con trastornos en bebes causados por Chronobacter sakazakii, los preparados en polvo para lactantes son una fuente potencial del mismo.

    La elevada resistencia térmica de las cepas de Chronobacter sakazakii puede explicar su alta prevalencia en la leche en polvo y preparados. Estudios recientes indican que su capacidad de osmotolerancia puede ser muy importante, ya que aumenta la posibilidad de que el microorganismo adquiera mayor predominio en el medio ambiente, y crece el riesgo de contaminación después de la elaboración de los preparados en polvo para lactantes.

    Se ha identificado Chronobacter sakazakii en el entorno de las instalaciones de producción de leche en polvo y en otras plantas de producción de alimentos, así como en los hogares.

    Se ha demostrado que el Chronobacter sakazakii puede sobrevivir en los preparados en polvo para lactantes durantes largos periodos de tiempo.

4.- Control del problema

    1. Sabiendo la necesidad de suministrar alimentos inocuos para todos los lactantes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) convocaron una reunión sobre el Chronobacter sakazakii y otros microorganismos presentes en los preparados en polvo para lactantes en la sede de la OMS el 2 de febrero de 2004. En noviembre de 2005 se publica el Reglamento (CE) Nº 2073, relativo a los criterios microbiológicos aplicables a productos alimenticios, entre ellos el Chronobacter sakazakii en preparados deshidratados para lactantes. Este Reglamento establece unos criterios microbiológicos relativos a la higiene del proceso, que deben cumplir las industrias y al control de este microorganismo en el producto comercializado durante la vida útil. En este último control es donde el Laboratorio de Salud Pública (Madrid Salud) interviene en el análisis de estos productos deshidratados para lactantes, determinando la presencia/ausencia del Chronobacter sakazakii según la norma ISO 22964, en coordinación con otros departamentos (Servicio de Coordinación Sanidad y consumo, Departamento de Inspección Central y Unidad Técnica de Mercamadrid).
    2. Según expertos de la industria, los puntos de riesgo en la preparación de los productos deshidratados para lactantes son:
      • Materias primas
      • Mezcla en seco y secado
      • Preparación en casa, preparación en el hospital y consumo

Los dos primeros puntos los controla la industria y los diferentes departamentos municipales, la preparación en casa pertenece al usuario.

  1. Preparación en el hogarLos fabricantes recomiendan que el producto se prepare inmediatamente antes de cada toma utilizando agua hervida.Se recomienda hervir el agua y luego enfriarla a 50º C antes de añadir las cantidades medidas del producto en polvo.

    Las razones para la recomendación de enfriar el agua antes de añadir el producto en polvo son:

    • Pérdida de nutrientes asociada con determinados preparados, en particular de vitamina C.
    • Evitar aglutinaciones del preparado
    • Evitar que el uso de agua a temperaturas elevadas pueda dar lugar a una mayor incidencia de quemaduras, tanto del lactante como del preparador.

5.- Recomendaciones

  • En las situaciones en las que no se amamanta a los lactantes, se debe advertir periódicamente a las personas encargadas de cuidarlos, sobre todo en lactantes de alto riesgo, de que los preparados en polvo para lactantes no son productos estériles y pueden estar contaminados por patógenos que pueden provocar enfermedades graves.
  • Reducir el tiempo que media entre la preparación del preparado deshidratado lácteo y su administración. Por lo tanto se recomienda la preparación y consumo de manera inmediata, para impedir la posible multiplicación del microorganismo.
  • Adecuada limpieza de equipos como escobillas, biberones, tetinas, etc ya que el microorganismo es capaz de producir biofilms en las paredes de vidrio o plástico y tetinas.
  • Se debe utilizar, siempre que sea posible y viable, preparados líquidos estériles desde el punto de vista comercial o preparados que se hayan sometido a un procedimiento eficaz de descontaminación en el lugar donde se utilicen.
  • Se ha de alentar a la industria de la alimentación infantil a preparar para los grupos de alto riesgo una variedad mayor de productos alternativos estériles desde el punto de vista comercial.
  • Se debe fomentar la investigación de Chronobacter sakazakii para poder reducir así su nivel en los preparados en polvo reconstituidos para lactantes.

UNIDAD DE MICROBIOLOGÍA
LABORATORIO DE SALUD PÚBLICA