Respuesta masiva de los empleados del Ayuntamiento madrileño a la llamada del Banco de Alimentos de Madrid en el marco de la denominada Operación Kilo, destinada a recoger productos no perecederos que esta ONG distribuye entre los ciudadanos sin trabajo y familias que carecen de los recursos necesarios para llevar una vida saludable. Sólo en el organismo autónomo Madrid Salud, los trabajadores han reunido más de 300 kilos de comida, especialmente aceite, cacao, café, conservas y cereales, que figuran entre los más demandados en este momento. Además, decenas de trabajadores se ofrecieron voluntarios el pasado viernes, 8 de abril, para formar una cadena humana y facilitar así el traslado de los centenares de bolsas ‘solidarias’ hasta la furgoneta encargada de trasladar la mercancía donada al Banco de Alimentos. ¡Gracias!